Google+ Followers

31 de julio de 2011

ARROZ CALDOSO CON RAPE Y ESPINACAS

Si, ya se que no son fechas para mucho arroz caldoso pero si nos lo comemos a la sombra, que corra el aire y después hacemos una buena siesta, no creo que pasemos mucha penuria. Quien cocine platos de este tipo hace dos cosas, la primera es evocar a nuestros antepasados y a esa cocina que la vida moderna está haciendo desaparecer, y la segunda y no por ello menos importante, gratificar al paladar con un abanico de sabores que nos ofrece nuestra fauna marina y nuestra huerta.

Para 4 personas

300 g de arroz
1 cola de rape
¼ kg espinacas
12 almejas medianas
12 colas de gamba (puede ser congelada)
1 tomate maduro
4 Calamares
2 ñoras
1 ramillete perejil
2 litros caldo de pescado
Aceite de oliva
Sal

 
Cortar y salar el rape y el calamaret. Sofreirlos en un caldero a ser posible de hierro y reservar. En el mismo aceite sofreir las espinacas troceadas y limpias (no os preocupeis se veeis muchas que luego al freir se queda en nada) y reservamos tambien. Continuamos con los ajos y las ñoras y una vez sofritos picarlos en el mortero junto al perejil y un pellizco de sal. Siempre con el mismo aceite sofreir el tomate pelado y picado, agregar el contenido del mortero y el arroz. Darle unas vueltas y regar con el caldo hirviendo. Cocer todo a fuego medio durante 12 minutos. Agregar almejas, colas de gamba, espinacas y el rape y calamaret, rectificar de sal y dejar 6 ó 7 minutos más. Servir inmediatamente.

25 de julio de 2011

TARTA DE PASAS


La receta de hoy se lo debia a mi prima Pepa Guardiola, quien allá por el mes de octubre me pidió un postre con pasas. Para ser sincero, tengo que reconocer que he probado diferentes platos con ellas, pero ninguno ha tenido un resultado lo suficientemente satisfactorio como para colgarlo de este blog. La tarta que a continuación comentamos ha sido debidamente testada y aprobada por mi buen amigo Ximo, (gran catador de reposteria), por lo que estoy totalmente convencido va a gustaros a todos.

Deberemos tener a mano:

100 g  pasas (mejor sin pepitas)
100 g almendras molidas
3 huevos
¼ kg harina
¼ kg azucar
1 vasito de mistela u otro vino dulce
1 vasito de aceite de girasol
1 vasito de leche
16 g de levadura
La ralladura de un limon
Mantequilla


Trocear un poco las pasas. Se baten las claras a punto de nieve y se le añade el azucar y se vuelve a montar. Añadimos las yemas y batimos nuevamente. Continuamos con la harina y mezclamos  y asi sucesivamente con la almendra, las pasas, la levadura, el aceite, la leche, la mistela o el vino y la ralladura de limon. Una vez todo mezclado, verter en un molde previamente engrasado con la mantequilla y meter en el horno precalentado a 190º durante una media hora. Bajar a 150º y dejar otra media hora. Apagar y dejar templar dentro del horno. Os recuerdo que los tiempos son orientativos y dependen del horno y de los moldes. En nuestro caso era de silicona por lo que si utilizais alguno de metal o cristal es posible que requiera menos tiempo. Desmoldar y servir. Un cava semi-seco fresco os irá de perlas para acompañar.

16 de julio de 2011

HORCHATA


No sería lógico el comentar en este blog recetas y bebidas de esta costa mediterránea y olvidarse de la horchata. Nuestro clima templado y suelo arenoso conforman un lugar idóneo para la siembra y recolección de la chufa que es como se le conoce vulgarmente a la Cyperus Esculentus o también Juncia avallanada. Estamos ante un tubérculo de unos 40 ó 50 cm de altura, probablemente de origen norteafricano (Egipto),  introducido en nuestra tierra, como no, por los árabes y a la que se le atribuyen propiedades curativas de enfermedades tales como la arterioesclerosis y el colesterol malo. Con toda seguridad, su uso más común es la elaboración de la “leche de chufa” precedente de la actual horchata tal y como la conocemos ahora. Las fotos y la receta para la elaboración de esta horchata nos la mandan nuestros amigos Ximo y Rosa.

Deberemos abastecernos de:

500 gr de chufas (podeis encontrarlas en cualquier mercadillo)
200 gr de azúcar moreno
1 palito de canela
La corteza de un limón pequeño
2 litros de agua mineral, fina


Se ponen las chufas en remojo la noche anterior y las dejaremos unas 12 horas máximo (procurar que no sea más porque se “aguan” y pierden su sabor). Tirar el agua con la que han estado en remojo y repasarlas con agua limpia. Colocaremos en el vaso de una túrmix los dos litros de agua y las chufas (en varias veces).Se tritura y se coloca la mezcla en un recipiente, al que añadiremos el azúcar, la canela y la corteza de limón, se deja reposar así todo junto, unas cuatro horas. A continuación se cuela todo en un colador de tela, y se exprime bién. El jugo resultante es la horchata, que guardaremos en la nevera o en el congelador si preferimos tomarla granizada, en cuyo caso iremos removiendo cada hora para que no solidifique del todo. Y aquí tenéis la horchata. Es muy recomendable tomarla con los típicos "fartons", de venta en algunos supermercados.

10 de julio de 2011

FIDEUA DE ALCACHOFA Y LANGOSTINOS


Estoy totalmente convencido que el secreto de una buena paella o de una fideua no es otro que el sofrito y el tener un buen caldo. Ya sabeis que normalmente utilizamos caldo de pescado casero (nada de tetra briks con caldos preparados y mucho menos pastillas de concentrado). Algunas veces me habeis preguntado cuál es la proporcion correcta de pescado para sacar un buen caldo o fondo. La respuesta es: hay que hervir ¼ kg de morralla por persona. Así, si quereis preparar una paella para 4 personas, con 1 kg será suficiente. Os recuerdo que por aquí llamamos morralla al pescado de roca de baja calidad (cintas, rascasa, arañas, serranos, vacas, cangrejos, galeras, etc). Su precio está normalmente entre 5 y 10 € el kilo. La fideua de hoy, más sencilla y barata, imposible.

Para 4 personas

8 alcachofas
12 langostinos
3 calamares medianos
400 g de fideos
1.5 litros de caldo de pescado
1 tomate maduro
3 dientes de ajo
Limon
Azafrán
Perejil
Aceite de oliva
Sal


Pelar las alcachofas hasta conseguir los 8 corazones y dejar en agua con unas gotitas de limón para que conserven su color natural.  (Si no estamos en temporada, pueden ser congeladas, pero no es lo mismo). Sofreir los langostinos y retirar. En el mismo aceite sofreir el calamar limpio y cortado en anillas y luego los corazones de alcachofa. Retirar tambien. Preparar una salmorreta con el tomate pelado y rallado, los ajos y el perejil.  Sofreirla tambien y cuando empiece a oscurecerse echar los fideos a los que daremos unas cuantas vueltas. Regar con el caldo hirviendo.Echar el calamar, el azafrán y distribuir la alcachofa. Dejar cocer 5 ó 6 minutos. Rectificar de sal antes de que desaparezca el caldo y adornar con los langostinos que habiamos reservado. Dejaremos unos 10 minutos más hasta que se seque el caldo. Tambien podriamos haber hecho esta fideua con  gambones o mejor con gambas. Cada uno con lo que más le guste. El problema que suele tener el langostino es que si cuece demasiado se queda algo seco. Que no se os olvide un vino tinto joven fresco para acompañar.

4 de julio de 2011

ENSALADA DE MELON Y GAMBAS


Ha llegado el verano y también el calor. Ahora solo la cocina apetitosa, sencilla, alegre y rápida es la que nos llama. Ese calor nos vuelve inapetentes por lo que antes de que la comida nos llegue al paladar creo que lo más importante es que nos convenza su aspecto. Es por ello que hoy vamos a ver otra ensalada cuyo unico secreto no va ser otro que una buena presentación. Además voy a prepararla pensando especialmente a mi buena amiga y seguidora de este blog, Marisol de Alicante quien ha decidido ponerse a dieta. Espero que le guste.

Nos va a hacer falta, como siempre para 4 personas:

1 melon de piel de sapo
24 colas de gamba congeladas
1 bolsa de canonigos frescos
125 g de queso fresco o una caja de burguitos
10 tomatitos cherry
4 rabanitos
10 ó 12 hojas de menta fresca
Pimienta en grano
Aceite oliva
Sal

Antes que nada, hay que poner a calentar agua y sal y hervir las colas de gamba durante poco más de 2 minutos (dependiendo de su tamaño) y enfriarlas inmediatamente para que no continúen cociendo. Cortar el melon por la mitad, quitar las semillas y con un sacabolas de cocina ir vaciandolo todo. Limpiar y cortar los rabanitos en lonchas finas y los tomatitos por la mitad. En un bol colocar la bolsa de canonigos, las bolas de melon, las rodajas de rabanitos, los tomates, el queso fresco troceado (yo he comprado una caja con 24 burguitos) y finalmente las colas de gamba. Mezclar todo bien. Con el mortero picar un pellizco de sal, unos granos de pimienta negra y 3 ó 4 hojas de menta. Echar el aceite, mezclar y aliñar la ensalada. Por último, rellenar las dos mitades del melon con el contenido del bol, adornar con las hojas de menta restantes y dejar en la nevera un ratito para que refresque. Buen provecho a todos