Google+ Followers

15 de mayo de 2016

BIZCOCHO DE NARANJA


Es de todos conocido que la repostería de estas tierras quedó, sin ningún tipo de dudas, claramente influenciada por la presencia musulmana. Ingredientes como la harina, huevos, almendras, nueces, calabaza, uva pasa etc, era lo que más a mano se tenía y lo que se utilizaba tanto durante aquella época como ahora. Hoy mezclaremos parte de dichos ingredientes con la fruta más extendida por esta zona y con el invento que revolucionó, la fabricación de pan y de pastas, la levadura.

Nos hará falta:

4 huevos grandes (L),
200 gr. harina,
200 gr. azúcar,
½ vaso y un poco mas (de los de agua) de zumo de naranja (unos 200 ml)
½ sobre de levadura ROYAL,
1 cucharada sopera o dos de ralladura de naranja (a gusto de cada uno)
Una pizca de sal.
Mantequilla


Precalentar el horno a 200º. Tamizaremos la harina. Cogeremos una cucharada de harina y la mezclaremos con la levadura y reservar. Mezclamos el resto de la harina con la ralladura de la naranja. Exprimir las naranjas hasta conseguir el zumo necesario. Cascar los huevos y separar las claras de las yemas. Echar las claras en un bol con una pizca de sal y batir hasta montar. Añadir el azúcar y volver a batir. Echaremos poco a poco las yemas con cuidado de que no se nos baje mucho el merengue. Añadir el zumo, batir y luego la harina. Mezclar con cuidado y, una vez conseguido, añadir la mezcla de levadura y harina que habíamos reservado. Mezclar todo y verter en un molde de silicona o de aluminio, apto para horno, previamente engrasado con la mantequilla para que no se nos pegue. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura deseada, meterlo dentro durante unos 30 o 35 minutos (depende del horno y del molde). Hay que vigilar que no se queme ni que se quede crudo por dentro. Es preferible que el molde tenga forma de rollo ya que el calor llega mejor al centro. Una vez cuajado, dejar enfriar y desmoldar. 

1 de mayo de 2016

TORTILLA DE ESPÁRRAGOS TRIGUEROS


Tenemos en casa una pequeña zona donde nos crecen espárragos trigueros. Su bajo aporte calórico y lo diurético que son los hace ideales para dietas de adelgazamiento pero preparados a la plancha, al vapor o como máximo, como hoy que voy a hacer una tortilla con ellos.

Nos hará falta:

½ manojo de espárragos
2 dientes de ajo
2 huevos
Un pellizco de cominos
Aceite de oliva
Sal

Cortar finos los espárragos desde la punta hasta que empecemos a notar que se hacen duros y cuestan de cortar. Desechar el resto. Filetear los ajos. Poner aceite a calentar en una sartén pequeña e ir confitando los ajos. Poco antes que empiecen a dorarse, echar los espárragos, un pellizco de sal y unos pocos cominos. Tapar y cocer a fuego lento sin dejar que se quemen. Mientras, batir los huevos. Cuando veamos que los espárragos estén ya cocidos, destapar, dejar que se evapore el poco caldo que haya. Echar los huevos y cuajar. Sencillo verdad. Los espárragos trigueros tienen mal maridaje pero si queréis acompañar de algo, probad con un fino fresco