Google+ Followers

18 de enero de 2015

ENSALADA DE COL


Nos hallamos en una de las temporadas del año en la que muchas personas quieren hacer dieta. La col blanca es un producto ideal para aquellos que deseen hacerla. Rica en fibra, bajo valor calórico, pobre en sodio, escasa en glúcidos, rica en potasio, con cantidades apreciables de magnesio y calcio, buena acción diurética y con propiedades que mejoran nuestro tránsito intestinal (que más queréis). Prácticamente podemos encontrarla durante todo el año, Admite gran variedad de preparaciones culinarias (al vapor, cocida, guisada ó cruda como hoy ya que así es cuando mejor mantienen su vitamina C.

Para 4 personas

1 kg de col blanca
1 cucharadita de las de café de pimentón dulce
6 cucharadas soperas aceite de oliva
2 cucharadas soperas vinagre de Módena
1 diente de ajo

Picar el ajo con el mortero y preparar una vinagreta con el pimentón, aceite y vinagre. Trocear la col cuanto más pequeño mejor, colocarla en una fuente, salar y regar con la vinagreta. Más sencillo imposible. Nota. La vinagreta se le echa siempre momentos antes de servir ya que de lo contrario se ablandaría la col. También queda bien si se mezcla con lombarda.

10 de enero de 2015

CAZUELA DE LANGOSTINOS. (OTRA)


La receta de hoy es casi un clásico y la he preparado porque estoy terminando con los restos de las navidades. Todavía tenía unos langostinos congelados y, cómo no, una botella de cava. Así que, con estos ingredientes tan sencillos, vamos a preparar un entrante tan fácil y rápido como resultón.

Solo nos hará falta:

½ kg de langostinos
200 cc de cava (un vaso de los de agua)
Unas ramitas de perejil
Unas guindillas
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal

Calentar aceite en una cazuela de barro y sofreír los ajos bien picados y un par de guindillas (si nos gusta un puntito picante). Cuando veamos que el ajo comience a tomar color, retirar. En el mismo aceite sofreír durante 3 ó 4 minutos los langostinos previamente descongelados. (Mejor si fueran frescos naturalmente). Picar mientras el perejil. Echar nuevamente los ajos, el perejil y una pizca de sal a la cazuela y regar con el cava. Mezclar bien y dejar cocer unos 3 minutos más. Apagar el fuego y a la mesa.

30 de noviembre de 2014

PAELLA DE PATO, ALCACHOFA Y ROBELLONES


Aprovechando que estamos en temporada de robellones y que ya comienzan a verse alcachofas, hoy vamos a preparar una paella tan sencilla como resultona.

Lo primero es abastecernos de:

1 magret de pato
300 g de robellones
2 alcachofas
1 tomate maduro
1.5 litros de caldo de pollo
400 g de arroz
100 g de garbanzos (ya remojados)
1 cucharadita de pimentón
1/2 pimiento rojo
Azafrán
1 cuchara sopera de hierbas aromáticas (tomillo, romero, orégano etc)
2 ajos
Sal

Coger el magret y hacerle unos cortes en la parte de la grasa. Cortar las puntas de las alcachofas, retirar las hojas duras del exterior, cortar en láminas finas y dejarlas en un bol con agua y unas gotas de limón para que no ennegrezcan. Pelar y picar ajos y tomate. Cortar en trozos pequeños el pimiento rojo. Limpiar los robellones de tierra con un trapo o papel de cocina, salarlos y cortarlos en trozos si son muy grandes. Calentar la paella a fuego lento y antes de que coja mucha temperatura poner el magret con la parte magra hacia arriba a fin de que el calor disuelva la grasa y podamos aprovecharla para el sofrito. Retirar el magret y dejar que se enfríe. En la grasa que ha soltado sofreír el pimiento y las alcachofas. Mientras, una vez se haya enfriado el magret, quitaremos y tiraremos la capa de grasa que todavía tiene, lo cortaremos en laminas de ½ centímetro aproximadamente y salaremos. Añadir los ajos picados y el tomate y sofreír también. Poner el caldo a calentar y echarle el azafrán. Una vez el tomate esté frito, agregar el pimentón y las hierbas aromáticas que queramos, dar unas vueltas y añadir el arroz y los garbanzos. Sofreír durante un par de minutos y regar con el caldo. Cuando comience a hervir, rectificar de sal, repartir los robellones por encima y dejar cocer unos 10 minutos a fuego fuerte. Repartir entonces los trozos de pato por encima del arroz, bajar el fuego y dejar cocer unos 8 minutos más. Apagar el fuego, dejar reposar unos 5 minutos y a la mesa.

16 de noviembre de 2014

CAZUELA DE ROBELLONES Y TOMATES SECOS


Nos encontramos en plena temporada de níscalos o robellones y este año parece que están a muy buen precio, así que no voy a desaprovechar la oportunidad de presentaros esta cazuelita que estoy seguro os va a encantar.

Nos hará falta:

¾ kg de robellones
20 tomates secos
2 cabezas de ajos
Un vaso de vino blanco seco (de los de agua)
Hierbas aromáticas (romero, tomillo, orégano etc)
Aceite de oliva
Sal

Lo primero que tenemos que hacer es dejar en agua tibia los tomates secos para que se rehidraten. Luego separar los ajos de la cabeza y, sin pelarlos, hacerles un corte profundo. Calentar aceite en una sartén y sofreír, a fuego muy lento los ajos. Mientras limpiar con un papel de cocina los robellones y quitarles la tierra que puedan tener. Trocear los que sean grandes. Una vez estén casi hechos los ajos los pasaremos junto al aceite a una sartén gazpachera lo suficientemente grande como para que nos quepa todo. Mientras se calienta el aceite, escurrir el agua de los tomates y trocearlos un poco. Añadirlos a la sartén y darles unas vueltas junto a los ajos. Luego echamos los robellones, las hierbas aromáticas a gusto de cada uno y sal. Mezclamos bien con el contenido de la cazuela y dejamos sofreír durante un par de minutos. Regamos entonces con el vino y dejar cocer 3 ó 4 minutos más. Apagar y cubrir con una tapa de aluminio un poco para que la hierbas perfumen el guiso. Servir caliente. (No desperdiciéis ni un solo diente de ajo). Buen provecho.

19 de octubre de 2014

LA ACEROLA


Ya ha llegado el otoño y me gustaría hoy hablaros de la fruta del acerolo que es un árbol mediterráneo de la familia de las rosáceas. La acerola suele madurar en el mes de septiembre y puede ser de diversos colores según su variedad. Tiene forma de manzana y el tamaño, poco mayor que el de una cereza. De sabor agridulce, es riquísima en vitamina C, por tanto, muy apropiada para curar gripes y resfriados. Su uso culinario no es que sea excesivamente extenso pero podemos consumirlos bien directamente o preparar dulces, licores, zumos e incluso mermeladas. Hoy optaremos por la receta mas sencilla, el licor de acerola.

Deberemos abastecernos de:

1 kg acerolas maduras
1 litro de ron blanco (también puede ser aguardiente)
1 litro de agua embotellada (que no sea del grifo ya que esta lleva cloro)
850 g de azúcar

Limpiar bien las acerolas con agua y cortarlas en trozos desechando pepitas y corazón. Colocar el agua en una cacerola, disolver el azúcar e ir removiendo continuamente con el fuego medio durante unos 15 minutos a fin de conseguir que espese pero evitando que caramelice. Añadir en ese momento las acerolas y dejar hervir 5 minutos más. Apagar el fuego y dejar enfriar. Colocamos el contenido de la cazuela (almibar y acerolas) en un recipiente de vidrio de boca lo suficientemente ancha como para que quepan los trozos de acerola, añadimos el ron, tapamos, lo colocamos en un sitio fresco y oscuro y lo dejamos macerar durante unos 20 días removiéndolo de vez en cuando. Transcurrido este tiempo, pasarlo a una botella normal pero filtrando con una gasa todo el contenido a fin de quitarle las impurezas y los trozos de acerola. Etiquetar y dejar unos 3 meses hasta poder beber.

5 de octubre de 2014

ARROZ CALDOSO CON CONEJO Y ROBELLONES


Después de unos días de descanso aquí estoy nuevamente con vosotros. Aun que por estas tierras todavía es pronto para que haya robellones, he conseguido unos pocos del interior y os voy a preparar un arroz de esos que necesitan de una buena siesta para poder cocerlo.

Para 4 personas.

1 conejo
300g de arroz
¼ kg robellones
½ pimiento rojo
1 tomate maduro
1 cebolla pequeña
3 dientes de ajo
1’5 litro de caldo de carne
½ cucharada de tomillo
½ cucharada de romero,
Azafrán
Pimienta negra
Un ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal

Limpiar los robellones de tierra con un trapo (sin agua). Salpimentar los trozos de conejo y en una cazuela sofreírlos hasta dorarlos. Mientras pelar y picar finamente la cebolla, los ajos, el tomate. Cortar en trozos no muy grandes el pimiento y los robellones. Picar el perejil. Una vez dorado el conejo retirarlo. En el mismo aceite, sofreír pimiento, cebolla, ajos y tomate. Una vez hecho esto, agregar nuevamente el conejo, las hierbas aromáticas y el perejil. Regar con el caldo y dejar cocer todo junto unos 15 minutos. Es el momento de añadir el arroz y dejar cocer a fuego medio unos diez minutos. Echamos el azafrán, sal y los robellones. Dejar cocer unos 8 minutos más. Apagar y servir inmediatamente. Buen provecho

6 de septiembre de 2014

PASTEL DE CALABACIN


Tengo tomates y calabacines “de castigo” y en casa ya no sabemos que hacer con ellos. Por eso y pese a que ya hemos preparado en este blog un par de pasteles de calabacin, hoy voy a hacer otro.

Para 4 personas

3 huevos
3 tomates (poco mas de ½ kg)
1 ó 2 calabacines (3/4 kg aprox.)
100 ml de leche
¼ kg de lonchas de pechuga de pavo
Queso en lonchas para fundir
Pimienta negra
Mantequilla
Sal


Precalentar el horno a 180º. En una cazuela calentaremos agua con sal. Cortar en láminas de poco más o menos ½ cm de grosor el calabacín. Cuando el agua comience a hervir, escaldarlo durante 1 minuto. Reservar y escurrir bien. Pelar los tomates y cortarlos en láminas finas también. Coger un molde de horno (de unos 5 cm de hondo) y engrasarlo bien con la mantequilla. En un bol batimos los huevos, la leche, pimienta molida y un pellizco de sal. Colocamos una base de calabacín, luego, una capa de rodajas de tomate encima, salar. Colocamos una capa de lonchas de pechuga de pavo. (Si son muy finas es conveniente poner dos) y por ultimo una de lonchas de queso. Es el momento de echar la mitad del contenido de bol y mover bien para que el huevo y la leche se repartan uniformemente. Ponemos otra capa de calabacín y repetimos la operación. Capa de tomate, sal, pavo y queso. Terminamos con la otra mitad del contenido del bol. Meter en la parte baja del horno durante unos ¾ de hora. Sacar, dejar enfriar por lo menos media horita, desmoldar y a la mesa. Probablemente, cuando apaguéis el horno, tendréis la sensación que no se ha cuajado todavía pero es que el calabacín suelta mucha agua con el calor y si esperamos que desaparezca, seguramente se nos cuajará demasiado y nos quedará el pastel muy seco.

3 de agosto de 2014

ENSALADA DE PATATA Y MELVA


La receta de hoy es sencillísima, barata, puede prepararse en un periquete y bien podría ser la cena de una de estas noches de verano. Solo tiene dos trucos a tener en cuenta. El primero es que hay que quitarle el picor a la cebolla antes de ponerle en la ensalada y la otra es que echaremos la vinagreta a la patata cuando todavía estén templadas ya que de esta forma la absorbe mejor.

Para 4 personas deberemos abastecernos de:

4 patatas medianas (una por persona)
2 latas de melva en aceite de oliva (también pueden valer latas de caballa en aceite de oliva)
3 cebollas tiernas
1 ramillete de perejil
Vinagre de manzana
Aceite de oliva virgen extra.
Sal de escamas

Tal y como hemos dicho, lo primero será pelar, cortar la cebolla en trozos no muy grandes y dejarla en un bol con agua, sal y un chorrito de vinagre o limón para que luego no piquen. Lo siguiente es limpiar las patatas de tierra y sin pelarlas ponerlas a hervir en una cazuela con agua y sal. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de las patatas. Para saber si ya están cocidas yo las atravieso con un pincho. Si este pasa sin resistencia y lo saco sin que se venga la patata detrás, es que ya están buenas. Mientras en el mortero prepararemos una vinagreta con un pellizco de sal, el perejil picado y doble aceite que de vinagre. Remover bien y reservar. Una vez cocidas, sacar las patatas del agua y dejar que se enfríen un poco (solo lo suficiente como para que podamos pelarlas). Una vez peladas, trocear las patatas en trozos medianos, colocarlas en una bandeja, añadir la cebolla, mezclar todo bien, regar con la vinagreta y echar un poco de sal de escamas (apenas un pellizco ya que la vinagreta ya lleva). Ahora solo nos queda añadir la melva previamente escurrida y un poco desmenuzada, regar con un buen chorro de aceite de oliva y a la mesa inmediatamente.

20 de julio de 2014

TARTA DE CEBOLLA


Sigo aprovechando la verdura de mi huerta y hoy le toca a la cebolla. Por eso del calor, prepararemos una tarta sencillísima que podemos dejar en la nevera para cuando volvamos de la playa.

Ingredientes para un molde de 25 a 30 cms

2 cebollas
60 g queso cabra desmenuzado
150 ml. de leche
2 huevos
150 ml. de nata
1 lámina de hojaldre
Aceite de oliva
Sal

Lo primero que debemos hacer es calentar el horno a 180º. Cortar las cebollas en juliana fina y sofreírlas en una cazuela a fuego lento hasta que esté trasparente. Salarla y dejarla reposar unos momentos. Mientras, en un bol, batiremos los huevos, salarlos ligeramente, añadir la leche y la nata y mezclar bien. Es el momento de echar también la cebolla escurrida. En un molde de horno de unos 25 ó 30 cms de diámetro, colocar papel anti-adherente o bien engrasar, forrar con la lamina de hojaldre y recortar los trozos sobrantes. Vaciamos el contenido del bol, repartimos por encima los trozos de queso de cabra y metemos en el horno durante unos 25 minutos. Transcurridos los cuales comprobaremos que está terminado si al pinchar con el tenedor, lo sacamos limpio. Desmoldar, dejar enfriar y listo para comer. Sencillo verdad?

6 de julio de 2014

PAELLA DE COSTILLAS DE CERDO, HIGADO Y COLIFLOR


Hacer una paella es fácil, lo difícil es darle ese punto al arroz para que nos quede suelto. Para mí, indudablemente, el disponer de un buen caldo es importante a la hora de preparar un arroz, pero sinceramente creo incluso que tiene mayor trascendencia el que el sofrito se haga de la forma adecuada y se utilicen buenos ingredientes. Un sofrito hecho a fuego lento y un arroz decente que no tenga muchos granos rotos que nos suelten su almidón y empasten el arroz, es suficiente como para garantizarnos el éxito en la preparación de este plato.

Para 4 personas

350 g de arroz
300 g de costillas de cerdo
150 g de hígado de cerdo
½ k de coliflor
¼ kg de setas
50 g de ajos tiernos
1 tomate maduro
1.5 litros de caldo de pollo
1 cucharadita de pimentón
Azafrán
Aceite de oliva
Sal

Calentar aceite en la paella y sofreír, a fuego lento, las costillas previamente saladas. Cuando empiecen a tomar color, añadir el hígado cortado en trozos pequeños y también salado. Mientras, pelar y picar el tomate, trocear la coliflor y las setas y cortar los ajos tiernos. Cuando veamos bien doraditas las costillas, añadir coliflor, ajos y setas. Darle unas vueltas y echar el tomate. Esperaremos a que esté frito. Añadir ahora el arroz, sofreír durante un par de minutos, echar el pimentón, remover y regar enseguida con el caldo caliente. Añadir el azafrán, rectificar de sal si hace falta y cocer unos 10 minutos a fuego fuerte y 7 a fuego moderado. Apagar y dejar reposar 5 minutos.