Google+ Followers

28 de octubre de 2012

ARROZ CON SEPIA


La cocina mediterránea ha estado y está de moda. Dada nuestra privilegiada situación geográfica, los ingredientes que utiliza, hace que podamos mezclar ingredientes procedentes de nuestra tierra (carne y verdura), con los que se obtienen del mar. Con ello, podemos disfrutar de una cocina saludable y con sabores increíbles. Fijaros hoy, como con tan poco, podemos conseguir tanto.

Nos hará falta:

1 sepia fresca grande
300 g de arroz
900 cc de caldo de pescado
½ pimiento rojo
1  tomate maduro
½ cebolla
4 dientes de ajo
1 Ñora
Azafrán
Colorante
Perejil
Aceite
Sal


Limpiar, trocear y salar la sepia. Trocear el pimiento, pelar y picar la cebolla y el tomate. En una cazuela de barro sofreiremos la sepia y la retiraremos. En el mismo aceite sofreiremos el pimiento y retiraremos también. Continuamos con la cebolla. Asar la ñora y ponerla en el vaso de la batidora junto al tomate, los ajos pelados, el perejil y un pellizco de sal. Triturar todo. Cuando la cebolla empiece a trasparentar, echar el contenido del vaso sofreír igualmente. Añadimos la sepia, el arroz, el azafrán, le damos unas vueltas y regamos con el caldo hirviendo. Incorporamos los trozos de pimiento, rectificamos de sal, añadimos un poco de colorante si nos gusta el arroz más amarillo y dejar cocer unos 17 minutos a fuego medio. Apagar el fuego y a la mesa. Como el barro tarda algo en perder el calor, el arroz se terminará de cocerse allí. Buen provecho.

20 de octubre de 2012

BONITO EN ESCABECHE


En este blog se ha hablado tanto de la hueva del bonito como del bonito seco, pero jamás hemos comentado este pescado. Se alimenta de sardinas, boquerones, calamar y jureles principalmente, lo que hace que su carne sea menos sangrienta, menos grasa y más blanca que la del atún. De mayo hasta octubre, con el agua templada, se acerca al nuestras costas siendo estos meses cuando más barato lo podemos encontrar. De los pocos “peros” que se le pueden poner es su alto contenido en purina que lo hace prohibitivo para los que sufren de “gota” (ácido úrico). Gastronómicamente hablando podemos decir que admite muchas formas de cocción pero hoy nos centraremos en su conservación que puede hacerse deshidratado, en aceite (próximamente) o en escabeche como vamos a ver hoy.

Necesitaremos:

2 rebanadas gruesas de bonito
2 cebollas medianas
2 hojas de laurel
Un puñado de pimienta en grano (un poco aplastada)
5 dientes de ajo
1 vaso de vinagre de vino
1 vaso de aceite de oliva
Sal


Limpiar y salar el bonito, sacar la espina dorsal de manera que queden los lomos separados, cortar en trozos medianos y dejar reposar unos 20 minutos. Calentar aceite en una cacerola y sofreír los ajos enteros y pelados y las cebollas previamente peladas y cortadas (media juliana). Cuando veamos que empieza la cebolla dorarse añadiremos el laurel, los granos enteros de pimienta y distribuiremos los trozos de bonito. Cubrir con el vinagre y dejar cociendo a fuego lento sobre un cuarto de hora. El tiempo dependerá del tamaño de los trozos. Lo que tenemos que evitar es que se quede seco. Dejar enfriar dejando que quede bien cubierto por el escabeche y guardar en la nevera.

Nota.- Hay quien sofríe un poco el bonito, lo reserva y luego comienza con la cebolla y el ajo, pero yo lo he probado y no se queda tan jugoso.

Nota.- Si no nos gusta fuerte de vinagre, podemos mezclarlo con agua o con vino blanco.

13 de octubre de 2012

GALERAS HERVIDAS


Ya hemos comentado en este blog lo que son las galeras. Hoy simplemente vamos a probar otro sistema de coccion que nos facilitará el que podamos tenerlas preparadas con antelación y no tener que asarlas a la plancha a última hora.

Nos hará falta:

Galeras
Agua
Sal
Laurel
Ajos

En una cazuela calentaremos agua suficiente como para poder cubrir luego todas las galeras y añadiremos dos cucharadas soperas colmadas de sal por cada litro de agua utilizado. También echaremos unos dientes de ajo y unas hojitas de laurel a gusto. Cuando empiece a hervir, añadir las galeras. Veremos como se le corta el hervor al agua. Cuando comience de nuevo a hervir, dejar un par de minutos y pasarlas en seguida por agua fria. Ponerlas en un plato y a servir con  una rodajita de limon si se quiere.

7 de octubre de 2012

TALLARINES MARINEROS


Nos cuenta la historia que la pasta tuvo su origen en China y que, como ya es habitual, llegó a la península ibérica de la mano de los árabes. En la cocina marinera la pasta predominante es, sin lugar a duda, los fideos finos y los tallarines, ambos mucho más antiguos que el actual fideo que se usa para la fideua. Antaño, las mujeres, preparaban,  la pasta con harina de trigo pero sin levadura, añadiendo un poco de azafrán para darle el color amarillento, luego la extendían y trabajaban hasta dejarla un poco mas gruesa que una “neula”.Finalmente la dividían en tiras y secaban al sol
  
Afortunadamente hoy es mucho mas sencillo, basta ir a la tienda y elegir del estante, tamaño, color y sabor que queramos.  La receta de hoy, sencilla, muy sabrosa y propia de los guisos de a bordo.

Para 4 personas

¼ kg atún
200 g de tallarines
1 litro caldo pescado
1 patata mediana
½ pimiento rojo
1 cebolla mediana
2 tomates maduros
Unas ramitas de perejil
1 ñora
4 dientes de ajo
Azafrán
Aceite
Sal


Cortar el atún en dados de aproximadamente 2 cms y salarlo. Cortar en trozos también pequeños la patata, el pimiento y especialmente la cebolla. Pelar y picar los tomates. En una cazuela calentar aceite y sofreír los ajos y la ñora. Preparar con el vaso de la batidora una salmoreta con el tomate, la ñora y los ajos sofritos, el perejil y un pellizco de sal. En el mismo aceite sofreír la patata, el pimiento y la cebolla. Agregar el contenido del vaso y sofreír unos minutos más. Regar con el caldo de pescado y dejar cociendo unos 10 minutos. Mientras romperemos con la mano los tallarines de manera que nos queden trozos de unos 3 cms aproximadamente. Echarlos a la cazuela, rectificar de sal y dejar cocer a fuego moderado otros 10 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos peguen. Echar los trozos de atún y cocer un par de minutos más. Listo para servir. Un buen rosado fresco, ideal para acompañar.