Google+ Followers

19 de octubre de 2014

LA ACEROLA


Ya ha llegado el otoño y me gustaría hoy hablaros de la fruta del acerolo que es un árbol mediterráneo de la familia de las rosáceas. La acerola suele madurar en el mes de septiembre y puede ser de diversos colores según su variedad. Tiene forma de manzana y el tamaño, poco mayor que el de una cereza. De sabor agridulce, es riquísima en vitamina C, por tanto, muy apropiada para curar gripes y resfriados. Su uso culinario no es que sea excesivamente extenso pero podemos consumirlos bien directamente o preparar dulces, licores, zumos e incluso mermeladas. Hoy optaremos por la receta mas sencilla, el licor de acerola.

Deberemos abastecernos de:

1 kg acerolas maduras
1 litro de ron blanco (también puede ser aguardiente)
1 litro de agua embotellada (que no sea del grifo ya que esta lleva cloro)
850 g de azúcar

Limpiar bien las acerolas con agua y cortarlas en trozos desechando pepitas y corazón. Colocar el agua en una cacerola, disolver el azúcar e ir removiendo continuamente con el fuego medio durante unos 15 minutos a fin de conseguir que espese pero evitando que caramelice. Añadir en ese momento las acerolas y dejar hervir 5 minutos más. Apagar el fuego y dejar enfriar. Colocamos el contenido de la cazuela (almibar y acerolas) en un recipiente de vidrio de boca lo suficientemente ancha como para que quepan los trozos de acerola, añadimos el ron, tapamos, lo colocamos en un sitio fresco y oscuro y lo dejamos macerar durante unos 20 días removiéndolo de vez en cuando. Transcurrido este tiempo, pasarlo a una botella normal pero filtrando con una gasa todo el contenido a fin de quitarle las impurezas y los trozos de acerola. Etiquetar y dejar unos 3 meses hasta poder beber.

5 de octubre de 2014

ARROZ CALDOSO CON CONEJO Y ROBELLONES


Después de unos días de descanso aquí estoy nuevamente con vosotros. Aun que por estas tierras todavía es pronto para que haya robellones, he conseguido unos pocos del interior y os voy a preparar un arroz de esos que necesitan de una buena siesta para poder cocerlo.

Para 4 personas.

1 conejo
300g de arroz
¼ kg robellones
½ pimiento rojo
1 tomate maduro
1 cebolla pequeña
3 dientes de ajo
1’5 litro de caldo de carne
½ cucharada de tomillo
½ cucharada de romero,
Azafrán
Pimienta negra
Un ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal

Limpiar los robellones de tierra con un trapo (sin agua). Salpimentar los trozos de conejo y en una cazuela sofreírlos hasta dorarlos. Mientras pelar y picar finamente la cebolla, los ajos, el tomate. Cortar en trozos no muy grandes el pimiento y los robellones. Picar el perejil. Una vez dorado el conejo retirarlo. En el mismo aceite, sofreír pimiento, cebolla, ajos y tomate. Una vez hecho esto, agregar nuevamente el conejo, las hierbas aromáticas y el perejil. Regar con el caldo y dejar cocer todo junto unos 15 minutos. Es el momento de añadir el arroz y dejar cocer a fuego medio unos diez minutos. Echamos el azafrán, sal y los robellones. Dejar cocer unos 8 minutos más. Apagar y servir inmediatamente. Buen provecho