Google+ Followers

27 de octubre de 2013

CARNE DE MEMBRILLO


El membrillo es una fruta otoñal que si bien antaño disfruto de un gran prestigio, hoy no es muy frecuente verla en los expositores de los comercios. Si intentamos probarlo como si de una fruta normal se tratara, nos encontraremos con una carne casi incomible dada su dureza y aspereza. Es por ello que la mejor forma de comerlo es cocinado y asado. Así que hoy vamos a preparar un dulce con una receta que varía según donde nos encontremos. Esta es de las más sencillas.

Habrá que conseguir:

1.2 kg de membrillo (ya cortado)
½ kg azúcar blanco
½ kg azúcar moreno
1 palo de canela
El zumo de un limón
La piel de un limón
1 vaso de agua

Pelar y cortar en trozos pequeños los membrillos desechando las partes que estén malas así como corazón y pepitas. Poner todos los ingredientes en una cazuela y dejar cociendo durante al menos una hora y media hasta que la carne esté blanda. Remover con una cuchara de madera de vez en cuando para que no se nos pegue. Sacar la rama de canela y la piel del limón y triturar el resto con la batidora hasta conseguir una masa homogénea. Un truco para saber si está bien cocido es coger un trozo con una cuchara y dejarlo sobre un papel de periódico. Si la humedad no traspasa a la parte de abajo es que ya está bueno. Solo queda colocarlo en recipientes, esperar que enfríe, se espese y a comer. Se puede acompañar con un trozo de queso fresco o curado.

19 de octubre de 2013

ARROZ CALDOSO CON ATUN Y VERDURAS


Ya hemos hablado en diversas ocasiones en este blog del atún y siendo así que es uno de los pescados más consumidos en nuestra zona, poco más podemos añadir. Desde el punto de vista nutritivo y pese a ser un pescado graso, nos ayuda a hacer la sangre más fluida disminuyendo el riesgo de trombosis y reduciendo, al igual que otros pescados azules, los niveles de colesterol y triglicéridos. Su inconveniente es que no es apto para los que sufren de gota dado su contenido en purinas. Hoy vamos a probarlo con un arroz caldoso.

Para 4 personas debemos tener preparado:

¼ kg de lomos a atún
300 g de arroz
50 g coliflor
¼ pimiento rojo
2 alcachofas
1 cebolla pequeña
1 ñora
2 dientes de ajo
1 docena de almejas
1.5 litros de caldo de pescado
Azafrán
Aceite de oliva
Sal


Un par de horas antes de comenzar, dejaremos las almejas en agua, sal y cubitos para que suelten la arena. Cortar el atún y salarlo. Pelar y pica cebolla, pelar ajos, cortar alcachofas en cuartos, cortar en trozos pequeños el pimiento rojo y la coliflor. En una cazuela calentar aceite y sofreír los ajos y la ñora, luego picarlo en el mortero junto a un pellizco de sal. En el mismo aceite darle un par de vueltas al atún y reservar. Continuamos con la cebolla y el resto de la verdura. Agregamos el majado del mortero, regamos con el caldo y cuando empiece a hervir, echamos el azafrán y dejamos cocer unos 10 minutos a fin de que se mezclen todos los sabores. Agregamos el arroz, rectificamos de sal si fuese necesario y continuamos cociendo a fuego más bien bajo unos 15 minutos. Agregar el atún y las almejas, cocer 2 minutos más y servir inmediatamente.


6 de octubre de 2013

CARPACCIO DE CHAMPIÑONES


Ya estamos en otoño y los champiñones, al igual que el resto de hongos y setas, pronto comenzarán a aparecer bajo las hojas de nuestros bosques y montañas. Hoy voy a presentaros una receta ideal para tomarse un aperitivo que, de buen seguro, agradará a casi todos y que no interrumpe, salvo que nos pasemos con el aceite, esa intención que tenemos de cuidarnos un poco después de los excesos del verano. La ventaja del champiñón es que podemos encontrarlos en el mercado durante todo el año, las calorías que nos aportan son mínimas y los beneficios para nuestra salud, importantes. Según estudios realizados, parece ser que mejoran nuestro sistema inmunológico, tiene gran poder antioxidante y es rico en minerales y vitamina B2 pese a que la mayor parte de su contenido es agua. Únicamente tienes que tener cuidado con sus excesos los que sufren de gota

Tenéis que tener a mano:

100 g de champiñones
2 dientes de ajo
Pimienta negra
1 limón
Vinagre de manzana
1 ramillete de perejil
½ cucharadita de romero
½ cucharadita de tomillo
Aceite de oliva
Sal

Cuando vayamos a comprarlos, elegiremos aquellos cuya cabeza veamos bien sujeta al tallo y de color blanco sin manchas. Lo primero que tenemos que hacer es quitarles, con un trapo, la tierra que tengan y dejarlos bien limpios. Los cortaremos en láminas finas procurando que todas tengan el mismo grosor. En un bol grande colocaremos los champiñones y los cubriremos con el vinagre y el zumo del limón (así también evitaremos que ennegrezcan). Espolvorear con el romero y el tomillo picado y dejar en la nevera como unos 45 minutos removiendo de vez en cuando para que se vayan macerando. Mientras, en el mortero, picaremos ajos y perejil junto a un pellizco de sal y la pimienta. Por último echaremos al mortero un poco de aceite y mezclaremos bien. Sacar los champiñones de la nevera, colocar en un plato, regar con el contenido del mortero y a la mesa. La cantidad de vinagre tiene que ser suficiente como para que queden los champiñones totalmente cubiertos. Si no os gusta muy avinagrado, siempre podéis reducir el tiempo de maceración.

COCAS DE MAIZ - MINXOS


No estaría completo este blog si no comentásemos algo tan típico en nuestra tierra como son las cocas de maíz. Su nombre varía según zonas: Minxos, cocas de maíz, cocas a la calfor, cocas de llover, bollos, cocas escaldadas etc y se refieren a unas cocas redondas y planas que se preparan con harina de maíz, unas veces sola y otras mezclada con harina de trigo, que se amasa con agua, sal y aceite pero sin levadura y que luego se acompaña con ingredientes tales como, salazones, huevo duro, atún, tomate frito, espinacas, acelgas y gambas, incluso embutido, colocándolo en el centro de la coca y envolviéndolos como si de un rollo se tratara.

Ingredientes:

Para la masa:

1 vaso de harina de maíz
1 vaso de harina de trigo
2 vasos de agua
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal

Para el relleno:

Tal y como he comentado, a gustos del consumidor. Yo hoy las haré de:

Atun y anchoas
Sobrasada y queso
Huevo duro y pimiento rojo asado

En un cazo calentaremos agua con sal y aceite hasta que comience a hervir. Separar, en ese momento, el cazo de fuego y echar la harina poco a poco, removiendo con una cuchara de madera enérgicamente y hacia ambos lados hasta que veamos que se deshacen los grumos y se nos queda una masa homogénea. Sabremos que está buena cuando no se nos pegue sobre las paredes del cazo. (Si hemos hecho bastante, cuando ya no queme, podemos amasar con las manos en vez de con la cuchara de madera). Hacer una bola con la masa y dejar reposar unos minutos pero sin dejar que se enfríe ya que luego se nos rompería al trabajarla. Echar un poco de harina sobre el banco de la cocina para que no se nos pegue y extender la bola con un rodillo de forma que se nos quede de un grosor de unos 3 ó 4 mm. Con la ayuda de una taza grande (unos 12 ó 14 cms de diámetro) iremos cortando trozos redondos. Los restos que se nos queden los volveremos a amasar y extenderemos y cortaremos nuevamente hasta que hayamos acabado con toda la masa. Iremos colocándolas en una bandeja y pondremos papel antiadherente entre ellas para evitar que se peguen unas a otras. Calentar una plancha de hierro (si no tenemos podemos hacerlo en una sartén o incluso en el horno), echar un chorrito de aceite e ir tostándolas por los dos lados (veremos que se nos dora ligeramente). Ahora ya solo nos queda ir colocando el relleno que hayamos elegido con una cuchara y a la mesa calentitas.