Google+ Followers

21 de julio de 2013

GREIXONERA DE SEPIA

Hoy vamos a preparar un plato bastante extendido en nuestras vecinas Islas Baleares. La cocina Balear, al igual que la nuestra, cuenta con gran variedad de productos de campo, mar y montaña, aun que está mucho más influenciada, al tratarse de islas, por la gastronomía catalana, italiana, y como no, romana, árabe y fenicia.

Para 4 personas deberemos aprovisionarnos de:

1 kg de sepia
2 patatas
4 alcachofas
1 cebolla mediana
250 g de coliflor
2 tomates maduros
150 g de guisantes
1 vaso de vino blanco (de los de agua)
2 hojas de laurel
3 dientes de ajo
1 limon
1 ramillete de perejil
1 cucharadita pimenton
Aceite de oliva
Sal

Lo primero que haremos es limpiar la sepia, cortarla en trozos bastante pequeños y salarla. Limpiar las alcachofas, cortarla en cuartos y dejarlas en un bol con agua y el limón exprimido para que no ennegrezca. Cortar la coliflor en ramilletes también pequeños. Pelar y cortar las patatas en cubitos pequeños. Pelar y picar los tomates y la cebolla. Calentar el aceite en una cazuela de barro y sofreir la alcachofa y reservar. En el mismo aceite, echaremos los trozos de coliflor, sofreiremos y reservaremos igualmente. Continuamos con la sepia que dejaremos sofreir hasta que veamos se va evaporando el agua que suele soltar. Es el momento de agregar la cebolla, el laurel, los guisantes y la patata. Añadimos el tomate y el pimenton y dejaremos rehogar a fuego lento durante unos minutos. Echar la coliflor y la alcachofa reservada. Picar en el mortero los ajos y el perejil, añadirlo a la cazuela junto al vino  y continuaremos cociendo todo hasta que reduzca el caldo. (Unos 20 mintuos). Apagar el fuego y ponerlo en la mesa en la misma cazuela. Un vinito blanco fresco de aguja para acompañar os irá muy bien.

Nota. Tambien podría sustituirse el vino por un buen caldo de pescado.

14 de julio de 2013

MONTADITOS DE TOMATE SECO Y ANCHOA




Nuestras costumbres alimenticias suelen cambiar siempre cuando llegan estas fechas. Nuestro cuerpo, que es sabio por naturaleza, nos pide alimentos frescos y jugosos para recuperar los líquidos que perdemos con la transpiración y rechazamos aquellos con gran aporte calórico.

Lo de hoy bien podría ser una entrada perfecta para una cena, que luego terminaríamos con uno o varios gin tonics para quitarnos la sed que nos darán las anchoas.

Nos hará falta:

1 barra de pan
1 lata de anchoas
50 g de tomates secos
1 huevo
2 porciones de queso en crema
2 cucharadas de aceite de oliva


Poner los tomates secos a re-hidratar en agua tibia durante al menos media horita. Cortar el pan en rebanadas a gusto de cada uno.  Poner en el vaso de la batidora los tomates ya hidratados, las anchoas pero reservar un par para adornar,  el huevo, los quesitos y el aceite y triturar hasta que tengamos una masa espesa. Untar los trozos de pan, poner encima un trocito de anchoa y meter en el horno con el grill de arriba durante unos 5 minutos procurando que no se nos queme.  Antes de sentaros en la mesa, aprovisionaros de una cerveza fría o un buen vinito para acompañar