Google+ Followers

29 de marzo de 2015

ARROZ CALDOSO CON HUEVA DE SEPIA Y GALERAS


Y aprovechando que tenemos la salmorreta anterior preparada, que mejor que usarla con un buen arroz caldoso antes de que comience el buen tiempo.
Como siempre, la receta es para 4 personas.

300 g de arroz
¼ kg hueva de sepia
8 galeras
2 ñoras
1.5 litros de caldo de pescado
2 tomates maduros
3 dientes de ajo.
Azafrán
Unas ramitas de perejil
Aceite de oliva virgen
Sal


Si ya tenemos la salmorreta hecha, preparar este arroz es coser y cantar. Ponemos el caldo a calentar. Limpiar la hueva de sepia. En  una cazuela o caldero calentamos un poco de aceite y sofreímos apenas la hueva.  Reservamos. En el mismo aceite sofreír las galeras y reservar también.  Echamos la salmorreta, agregamos el arroz, le damos unas cuantas vueltas. Regamos con el caldo. Cuando comience a hervir, añadir sal y azafrán y dejar cocer a fuego medio unos 14 minutos. Echar la hueva y las galeras reservadas y dejar cocer unos 3 ó 4 minutos más. Apagar el fuego y servir inmediatamente. Buen provecho.

LA SALMORRETA


Sin ningún tipo de duda las dos principales razones por las que un arroz puede salir bueno o falto de sabor son el sofrito y el caldo. Hay más, el fuego, frescura de los ingredientes, tipo de arroz, aceites usados etc,  pero pienso que si los dos primeros se preparan  adecuadamente, tenemos el éxito casi garantizado. Por eso hoy os voy a explicar lo que por las costas alicantinas llamamos salmorreta y que es, ni más ni menos, un aderezo que se echa al sofrito y que se suele preparar con antelación para agilizar la preparación del plato.
Recetas de cómo prepararla hay mil, yo os voy a poner aquí la más sencilla y tradicional aun que con aclaraciones por si alguien quiere probar otras formas de hacerla.

Antes que nada deciros que la ñora es un pimiento en forma de bola originario de sudamerica y muy utilizado en nuestras costas alicantinas y murcianas. Una vez maduro se cosen del pedúnculo formando ristras y se secan al sol. Deshidratadas las podemos usar todo el año. También es fácil, encontrarlas en cualquier tienda de alimentación e incluso en verdulerías.

Los ingredientes básicos para preparar una salmorreta que luego usaremos para preparar una arroz para 4 personas son:

2 ñoras
2 tomates bien maduros (Hay quien utiliza directamente tomate frito)
3 dientes de ajo
Un ramillete de perejil
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Abrir las ñoras y quitarles el pedúnculo y las pepitas. Dejarlas en remojo en agua tibia durante unos 15 ó 20 minutos a fin de re-hidratarlas. Luego las dejaremos escurrir sobre papel absorbente. Mientras, calentaremos unas 3 cucharadas de aceite en una sartén y sofreiremos los ajos enteros pelados hasta que veamos que toman un color dorado. Sacarlos inmediatamente. En el mismo aceite y siempre a fuego mínimo, pasaremos las ñoras durante unos segundos, (no más que si se nos queman adiós salmorreta). También hay personas que prefieren asarlas en el horno. Colocamos ajos y ñoras en un vaso de batidora, añadiremos el perejil picado (hay quien le da unas vueltas en el aceite también). Pelar y picar el tomate y freírlo en el aceite. (Al igual que con las ñoras, hay quien las asa en el horno o utiliza directamente tomate frito de compra). Añadir el tomate al vaso, echar un pellizco de sal y triturar todo bien hasta conseguir una salsa homogénea. Si nos ha quedado algún trocito de ñora, quitarlo. También hay quien lo rebaja con unas pocas cucharadas de agua o incluso caldo y lo pasa por el chino o por un colador. Esta salsa es la que utilizaremos para preparar un buen arroz. Incluso, si hemos hecho bastante, puede congelarse y ya la tenemos hecha para la próxima

15 de marzo de 2015

BERENJENA CON MIEL DE CAÑA


La receta de hoy es muy fácil de preparar y tiene un resultado sencillamente espectacular. Esta mezcla de salado y dulce podemos presentarla como entrante y también como guarnición. He aquí pues una de esas recetas que han pasado de las cocinas de nuestros abuelos a las mesas de los restaurantes con apenas unos cambios en la presentación.

Ingredientes necesarios:

Berenjena
Harina de trigo
Miel de caña
Aceite de oliva
Sal

(No ponemos cantidades para que cada uno haga la que entienda necesita)


Nos vamos al mercado y buscaremos una berenjena con piel brillante. Ya en casa la lavaremos un poco y la cortaremos como si fuesen patatas para freír, es decir, longitudinalmente en trozos de poco más o menos un centímetro de ancho por unos 10 de largo. Quitaremos la piel donde la haya y las dejaremos un rato con agua fría y sal para que se les vaya el amargor. Limpiar y secar los palitos y pasarlos ligeramente por harina. Calentar aceite en una sartén y freír. Iremos retirando y colocándolas en un plato con papel absorbente a fin de quitar el exceso de grasa. Pasarlas a un plato para servir, salar y añadir miel de caña por encima. Una cervecita fría de acompañamiento no os irá mal.