Google+ Followers

28 de diciembre de 2013

GAMBON HERVIDO



Se acerca el fin de año y a muchos les gusta cerrarlo o abrir el siguiente comiendo algo de marisco. Para todos aquellos que no pueden o no quieren pagar sus astronómicos precios, especialmente en estas fechas, hoy voy a presentaros al gambón, Se trata de un crustáceo de la familia de los langostinos de color rojizo y sabor suave. Se pueden comer a la plancha o hervidos. Su precio, ronda los 8 ó 9 euros el kilo. Hoy los probaremos simplemente hervidos.

Deberemos abastecernos de:

Gambones
Laurel
Sal

Los pondremos en agua bien salada durante un par de horas antes para que se re hidraten. Escurrirlos. Calentar agua en una cacerola, echarle 70 g de sal por litro de agua utilizada y 4 hojas de laurel. Cuando comience a hervir echar los gambones poco a poco. Veremos que el agua deja de hervir, esperar a que hierva nuevamente y contar entonces 2 minutos. Retirar los gambones del fuego y meterlos en un bol con agua muy fría (con cubitos de hielo) y sal para enfriarlos enseguida. Escurrir y a comer. Un vino blanco fresco de aguja para acompañar os irá bien.

22 de diciembre de 2013

LENTEJAS ESTOFADAS


Mucho me temo que la Diosa de la Fortuna hoy tampoco me ha sonreído así que tendré que continuar preparando platos tan humildes como este. La receta que os presento me trae recuerdos de mi infancia ya que era mi madre quien lo preparaba cuando hacia frio.

Para 4 personas

320 g de lentejas
1 cebolla troceada (7 u 8 trozos)
1 tomate maduro pelado y troceado
(4 ó 5 trozos)
3 ó 4 hojas de laurel
200 g de jamón serrano cortado pequeño
1 trozo de hueso de jamón (opcional)
2 litros de agua
1 cucharada sopera de harina
½ cucharada sopera de pimentón
Aceite de oliva

Antiguamente había que dejar las lentejas en remojo la víspera, pero ahora, no es necesario. Poner las lentejas en una cazuela de barro y echarle agua fría por encima de manera que las cubra 2 dedos. Cuando empiece a hervir echar la cebolla y el tomate pelados y troceados, (el tomate también puede ser triturado de bote), el laurel, el hueso del jamón (si lo tenéis) y el jamón cortado pequeño y dejarlo cocer a fuego moderado una hora aproximadamente. En las tiendas venden un jamón ya picado pero no os lo recomiendo ya que no sabe a nada. Es mejor comprar unas puntas de jamón y lo cortaremos, nosotros mismos, en trocitos pequeños. En una sartén poner un buen chorro de aceite de oliva y cuando esté caliente sacarla del fuego y añadir la cucharada de harina y remover para que se mezcle bien y no queden grumos. Añadir el pimentón y mezclar también. Echarlo todo a la cazuela, remover y dejarlo unos 4 ó 5 minutos más cociendo a fuego lento. Servir inmediatamente. El jamón debe haberle aportado la sal suficiente pero probar y añadir si lo estimaseis conveniente.
Nota. Yo he utilizado agua y queda bien de sabor pero si lo preferís, también podéis cocerlas con algún caldo suave de carne o incluso añadirle una pastilla de caldo (aun que ya sabéis lo que pienso de ellas)

FELIZ NAVIDAD A TODOS

15 de diciembre de 2013

PASTEL DE NUECES




Sin duda alguna, la repostería actual del area mediterránea está fuertemente influenciada por la de aquellos que durante siglos estuvieron habitando la Peninsula Iberica. Me refiero a los moriscos, quienes nos aportaron, tanto gran cantidad de productos originarios de sus tierras como técnicas de elaboración. He aquí una receta que estoy seguro muchos de vosotros vais a preparar, sobre todo en las próximas fechas navideñas.

9 hojas de pasta filo
¼ kg de nueces (ya peladas)
1 vaso de agua
1 vaso de agua lleno de azúcar
50 g de azúcar
Unas gotas de limón
1 cucharadita de las de café de canela
Mantequilla

Primero que todo picaremos las nueces. Mezclar en un bol el azúcar y la canela. Preparar un jarabe espeso mezclando el vaso de agua hirviendo con el vaso de azúcar y unas gotas de limón. Remover bien y dejar enfriar. Engrasar con la mantequilla una bandeja de horno y colocar en ella 3 hojas de pasta filo. Sobre ellas, esparcir las nueces bien picadas y espolvorear con parte de la mezcla de canela y azúcar. Tapar con 3 hojas mas, pintar con un pincel con mantequilla por encima y volver a esparcir nueces, azúcar y canela. Volver a tapar con 3 hojas más y volver a pintar. Meter en el horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos. Cuando saquemos el pastel del horno, repartir el jarabe por encima. Adornar con unas cuantas nueces por encima. Como podeis ver, se trata de una bomba calórica sencillísima de preparar.

9 de diciembre de 2013

MAGRET DE PATO


Se acerca la Navidad y comienza a ser hora de abastecer nuestra despensa de los artículos necesarios antes de que su coste se ponga por las nubes. La mayoría de los productos alimenticios típicos de estas fechas (marisco, embutidos, jamón, fiambres etc, suelen subir de precio por lo que hoy voy a pasaros una receta muy, pero que muy sencilla de hacer, con la que podréis curar un magret de pato y disfrutar de un sabor espectacular y mucho mejor que el de los que encontrareis ya envasados en los estantes de las tiendas.

Los ingredientes necesarios son:

1 magret de pato
½ kg de sal gruesa
200 g de azúcar moreno
Pimienta negra


Lo primero que tenemos que hacer es quitarle la grasa que sobresale por los lados del magret y secarlo muy bien con papel absorbente de cocina. En un bol mezclaremos la sal y el azúcar y pondremos una capa de un par de centímetros aproximadamente de esa mezcla en una bandeja de vidrio donde quepa el magret. Moleremos la pimienta que queramos, la repartiremos bien por encima del magret y apretaremos ligeramente con la mano. Colocarlo, con la parte grasa hacia abajo, en la bandeja y cubrirlo totalmente con el resto de la mezcla. Taparlo con papel film y dejarlo al menos un día en la parte baja de la nevera o mejor, dentro de un cajón de la verdura. Transcurrido ese día, limpiarle bien la sal (podéis hacerlo con un pincel o una trapo seco) y envolverlo con una gasa o tela fina de algodón, atarlo para que no se deshaga y, o bien lo dejamos colgado en un sitio oscuro y fresco durante 8 ó 10 días (según lo curado que nos guste) o dejarlo también en la zona baja de la nevera o mejor en un cajón. Si lo hacéis ya de esta última forma, para la cena de Nochebuena podréis sacarlo, (tarda unos 20 días en secarse) cortar unas rodajas finas y beberos un buen vino tinto con quien vayáis a compartir mesa. Es un producto que podéis también congelar ya cortado y reservarlo para cuando os venga alguna visita inesperada. Esta es la receta más sencilla. Una vez dominéis el proceso de curado, podéis jugar añadiendo pimentón, romero, tomillo etc junto a la pimienta para darle otro sabor.

1 de diciembre de 2013

COSTILLAS CON PATATAS Y ROBELLONES


Ya ha quedado claro que uno de los protagonistas del otoño son los robellones, por lo que creo que no debemos desaprovechar su abundancia temporal para preparar otra receta con ellos. La de hoy, una cazuelita con la que estoy seguro más de uno se va a chupar los dedos.

Abasteceros de:

750 g costillas de cerdo
300 g robellones
2 patatas medianas
3 dientes de ajo
1/2 pimiento rojo
1 cebolla mediana
1 litro de caldo de pollo
2 tomates maduros
Pimentón dulce
Perejil
Aceite de oliva
Sal

Calentar aceite en una cazuela de barro y sofreír las costillas ligeramente. Mientras cortar el pimiento, pelar y cortar la cebolla y los ajos. Pelar y trocear las patatas y tomates y por último, limpiar con una servilleta de papel los robellones quitándoles los restos de tierra o hierba que puedan tener y cortarlos también. Cuando las costillas empiecen a estar hechas, añadir el pimiento, la cebolla y los ajos. Sofrito esto, agregar el tomate pelado y picado y sofreír también. Salpimentar. Continuamos con las patatas, darle unas vueltas, agregar el pimentón y de inmediato, regar con el caldo. Dejar cocer a fuego lento unos 15 minutos, rectificar de sal si hiciese falta, echar los robellones y cocer unos 10 minutos más. Picar el perejil y espolvorearlo por encima.