Google+ Followers

9 de diciembre de 2013

MAGRET DE PATO


Se acerca la Navidad y comienza a ser hora de abastecer nuestra despensa de los artículos necesarios antes de que su coste se ponga por las nubes. La mayoría de los productos alimenticios típicos de estas fechas (marisco, embutidos, jamón, fiambres etc, suelen subir de precio por lo que hoy voy a pasaros una receta muy, pero que muy sencilla de hacer, con la que podréis curar un magret de pato y disfrutar de un sabor espectacular y mucho mejor que el de los que encontrareis ya envasados en los estantes de las tiendas.

Los ingredientes necesarios son:

1 magret de pato
½ kg de sal gruesa
200 g de azúcar moreno
Pimienta negra


Lo primero que tenemos que hacer es quitarle la grasa que sobresale por los lados del magret y secarlo muy bien con papel absorbente de cocina. En un bol mezclaremos la sal y el azúcar y pondremos una capa de un par de centímetros aproximadamente de esa mezcla en una bandeja de vidrio donde quepa el magret. Moleremos la pimienta que queramos, la repartiremos bien por encima del magret y apretaremos ligeramente con la mano. Colocarlo, con la parte grasa hacia abajo, en la bandeja y cubrirlo totalmente con el resto de la mezcla. Taparlo con papel film y dejarlo al menos un día en la parte baja de la nevera o mejor, dentro de un cajón de la verdura. Transcurrido ese día, limpiarle bien la sal (podéis hacerlo con un pincel o una trapo seco) y envolverlo con una gasa o tela fina de algodón, atarlo para que no se deshaga y, o bien lo dejamos colgado en un sitio oscuro y fresco durante 8 ó 10 días (según lo curado que nos guste) o dejarlo también en la zona baja de la nevera o mejor en un cajón. Si lo hacéis ya de esta última forma, para la cena de Nochebuena podréis sacarlo, (tarda unos 20 días en secarse) cortar unas rodajas finas y beberos un buen vino tinto con quien vayáis a compartir mesa. Es un producto que podéis también congelar ya cortado y reservarlo para cuando os venga alguna visita inesperada. Esta es la receta más sencilla. Una vez dominéis el proceso de curado, podéis jugar añadiendo pimentón, romero, tomillo etc junto a la pimienta para darle otro sabor.

No hay comentarios: