Google+ Followers

27 de agosto de 2012

PAELLA DE VERANO


La paella de hoy es humilde, es una paella hecha con ingredientes típicos del verano, de ahí su nombre. Berenjena, pimiento, judía, cebolla, tomate, todo de nuestra luminosa huerta mediterránea, esa huerta antes llena de modestas casitas con sus riu raus y hoy remplazadas por lujosos chalets. Esa huerta plácida surcada por angostos caminos de tierra, hoy sustituidos por vías de asfalto. Permitidme hoy que dedique esta receta a todos aquellos quienes antaño no tenían para comer mucho más que el fruto de su propia cosecha. El plato de hoy bien podía ser uno de aquellos que las familias se comían en la puerta de sus casas de campo, bajo la parra y junto a una buena ensalada de cebolla y tomate bien aderezada de aceite, sal y vinagre.

Para 4 personas

300 g de arroz
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento verde
1 berenjena
1 manojo pequeño de ajos tiernos
1 cebolla mediana
¼ kg judías largas
2 tomates maduros
1.5 litros caldo verdura
Una pizca de romero fresco
Azafrán
Aceite
Sal

Cortar la berenjena en rodajas de un centímetro aproximadamente. Despuntar y trocear las judías y pelar y cortar la cebolla en juliana. Limpiar y cortar los ajos. En una paella echamos bastante aceite y sal y salteamos pimiento y la berenjena durante unos 7 minutos. Reservar. En el mismo aceite sofreímos la cebolla picada, los ajos tiernos y la judía. Continuamos con el tomate pelado y picado y una vez transcurridos  3 minutos, agregamos el arroz . Remover todo junto durante unos 3 minutos más. Regamos todo con el caldo de verduras y al hervir, ajustar de sal y echar el azafrán. Dejar 10 minutos a fuego fuerte, repartir la berenjena y el pimiento que habíamos reservado y dejar otros 7 minutos a fuego moderado hasta que se seque todo el caldo. Una vez apagado el fuego, repartir por encima unas ramitas de romero fresco y dejar reposar un poco.

12 de agosto de 2012

CALABACIN MACERADO


Espero que la receta de hoy os sorprenda tanto como a mí. Lo probé como aperitivo pero pienso que perfectamente podría servirse como acompañamiento de una carne. Del calabacín ya hemos hablado en diversas ocasiones y poco más podemos añadir. Su alto contenido en agua hace que se trate de una hortaliza con muy poco poder calórico aun que dada su capacidad de absorción de aceite, este puede variar dependiendo de la forma en que lo guisemos. También deciros que tiene efectos diuréticos, laxantes y previene la hipertensión. La receta nos la ha facilitado nuestra amiga y seguidora del blog Bea de Alcoy y es la siguiente:

Ingredientes

1 calabacín tierno (unos 400 g aprox.)
Aceite de oliva (virgen o intenso)
1 cucharada sopera de sal
3 partes de agua
1 parte de vinagre

Elegiremos calabacín o calabacines pequeños y tiernos ya que los grandes suelen tener muchas pepitas y la carne más dura, lo que nos estropearía el plato. Lo primero que hay que hacer es cortarlo en crudo en cuadritos pequeños (1/2 cm más o menos). Si podéis hacerlo con una mandolina, mucho mejor ya que se quedarán todos los trozos igualados. Luego los dejaremos en maceración con agua, sal y vinagre durante una hora. Probaremos y si no está a nuestro gusto de vinagre, podemos añadir más o bien más agua si no lo queremos tan fuerte y lo dejaremos un poco más. Teniendo en cuenta que cuanto más rato esté más tomará del vinagre, podemos ir probando de vez en cuando hasta que esté a nuestro gusto. Repasar con un colador y meter en un tarro de cristal cubierto de aceite. Este aceite también puede perfumarse con un poco de ajo y especies como orégano, tomillo o romero. Axial de sencillo y así de simple. También podría cortarse en tiras  finas y largas de unos 10 cms y así tendríamos un plato de. . . . . boquerones vegetarianos

5 de agosto de 2012

ENSALADA DE BACALAO Y GARBANZOS


El plato de hoy nunca falla. Sea único o como acompañamiento, las ensaladas soin el plato por excelencia del verano. Su frescura y sus bajas calorías las hacen bienvenidas a todas horas.

Para 4 personas

250 g de bacalao desalado
300 g de garbanzos hervidos
3 tomates maduros
200 g de espinacas
2 huevos
4 pepinillos en vinagre
9 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de vinagre
Sal
Pimienta

Trocear, lavar y escurrir las espinacas. Hacer una cruz en la base de los tomates y escaldarlos en una cazuela con agua hirviendo hasta que veamos que la cruz se abre y empieza a desprenderse la piel, Reservar hasta que estén frios, entonces pelar y cortar en rodajas. Cortar el bacalao ya desalado en trozos pequeños. Picar el pepinillo. Poner a hervir los huevos hasta que estén duros y luego, una vez frios, pelarlos y picarlos. Preparar una vinagreta con el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta. Es hora de montar el plato. En una bandeja lo suficientemente grande como para que quepa todo, colocar en el fondo las espinacas, sobre estas, el bacalao y los garbanzos. Encima, las rodajas de tomate y finalmente el pepinillo y el huevo. Regar  con la vinagreta y a comer.
Nota. Si preferis, podeis cambiar las espinacas por canónigos o por una mezcla de canónigos y rucula.