Google+ Followers

26 de noviembre de 2017

SALSETA DE CARACOLES

Este es uno de los primeros platos que tenía en mente traer al blog desde sus inicios, pero no conseguía la receta completa por ninguna parte. Aquellas personas que, con tanta maestría lo preparaban, nos han dejado o la vejez ha deteriorado en exceso sus memorias.  La receta me la habíais solicitado muchos de vosotros y, por fin, he conseguido hacerme con ella. Espero que todos mis esfuerzos sirvan tanto para rescatarla del olvido como para que disfrutéis de uno plato barato, excepcional y sencillo.

Los ingredientes necesarios son:

½ kg de caracoles
6 cucharadas soperas de tomate
1 cabeza de ajos
3 rebanadas de pan (de barra) fritas
20 almendras
3 ramitas de hinojo tierno
Aceite de oliva
Sal

Los caracoles debemos dejarlos al menos un día sin comer para que purguen si los hemos recogido nosotros. Si son congelados no hace falta.  Lo primero que hay que hacer es limpiar bien los caracoles para ello os recomiendo lo de las 7 aguas. Colocarlos en una palangana añadir agua fría y darles una cuantas vueltas para que suelten impurezas, luego escurrir y repetir la operación hasta 7 veces. Las 2 últimas en vez de agua, les echaremos un buen pellizco de sal y remover. Veremos cómo empiezan a soltar baba, que enjuagaremos bien y la quitaremos. Una vez limpios los pondremos en una cazuela totalmente cubiertos con agua y los dejaremos al sol para que saquen la molla. Una vez veamos que está fuera, echaremos sal, las ramitas de hinojo y los herviremos durante 3 minutos. Apagar fuego y dejarlos para que cojan sabor. En una cazuela con aceite sofreiremos hasta dorar los ajos pelados (excepto 3), las almendras y las rebanadas de pan y reservar. En el mismo aceite sofreiremos los 3 dientes de ajo restantes pelados y picados y el tomate triturado. Mientras picaremos en el mortero el pan, las almendras y los ajos y cuando el tomate esté frito añadirlo todo a la cazuela y mezclar bien. Regar todo con 2 vasos de los de agua del caldo que hemos hervido los caracoles, remover, rectificar de sal si fuese necesario y cuando comience a hervir añadir los caracoles y el hinojo que había en el caldo.  Dejar cocer unos 10 minutos, hasta que reduzca el caldo, apagar el fuego y dejar reposar al menos 1 hora para que los caracoles cojan el sabor de la salseta. Un vino rosado no muy frio y a chuparse los dedos.

18 de noviembre de 2017

POTAJE DE GARBANZOS CON LANGOSTINOS


He aquí otro de los platos baratos y resultones. Fijaros que si no comemos bien es porque no queremos. Con 4 ingredientes baratísimos preparamos un plato espectacular.

Para 2 personas

12 langostinos crudos
400 g de garbanzos ya cccidos
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento verde
1 cebolla pequeña
3 dientes de ajo
2 cucharaditas de pimentón rojo
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Se pican las verduras y se sofríen en una cazuela junto a los ajos picados finamente. En una cazuela aparte ponemos a hervir agua suficiente para cocer los langostinos durante unos 3 minutos. Una vez cocidos separamos las cabezas y las machacaremos en un mortero. Luego colamos y el jugo resultante lo añadimos al caldo que habíamos hervido los langostinos. Pelamos las colas de los langostinos y le damos un par de vueltas junto al sofrito de verdura, sazonamos y agregamos el pimentón. Inmediatamente regamos con el caldo,  añadimos los garbanzos y dejamos cocer todo junto unos 20 o 30 minutos a fin de que se reduzca un poco el caldo y se mezclen los sabores. Servir caliente y acompañar de un buen vino tinto joven

11 de noviembre de 2017

ESTOFADO DE CODORNICES Y ROBELLONES



Si buscamos en el Diccionario de la Real Academia Española la palabra "estofado" nos aparecerá, entre otras, la definición: "Guiso que consiste en un alimento condimentado con aceite, vino o vinagre, ajo, cebolla y varias especies, puesto todo en crudo en una vasija bien tapada para que cueza a fuego lento sin que pierda vapor ni aroma" y precisamente eso es lo que vamos a hacer hoy, aprovechando que ya nos hallamos en temporada de robellones. 

Para 4 personas:

6 codornices
1/4 kg de robellones
1 cebolla
3 dientes de ajo
1 vaso (de los de agua) de vino blanco
2 hojas de laurel
1 cucharadita de oregano
1 cucharadita de romero
Sal
Aceite de oliva virgen

Cortamos las codornices en cuartos igual que la cebolla. Limpiamos los robellones de tierra. En una cazuela ponemos, todo en crudo, los trozos de codornices previamente salpimentadas, la cebolla, los robellones, el ajo y el laurel. Salamos, echamos un buen chorro de aceite, agregamos el vino y cubrimos todo con agua. Dejamos cocer todo junto con la cazuela tapada y a fuego lento durante unos 40 minutos agregando un poco de agua si fuese necesario.

Nota.- Si no tuviesemos robellones podriamos utilizar setas de otro tipo.