Google+ Followers

30 de noviembre de 2014

PAELLA DE PATO, ALCACHOFA Y ROBELLONES


Aprovechando que estamos en temporada de robellones y que ya comienzan a verse alcachofas, hoy vamos a preparar una paella tan sencilla como resultona.

Lo primero es abastecernos de:

1 magret de pato
300 g de robellones
2 alcachofas
1 tomate maduro
1.5 litros de caldo de pollo
400 g de arroz
100 g de garbanzos (ya remojados)
1 cucharadita de pimentón
1/2 pimiento rojo
Azafrán
1 cuchara sopera de hierbas aromáticas (tomillo, romero, orégano etc)
2 ajos
Sal

Coger el magret y hacerle unos cortes en la parte de la grasa. Cortar las puntas de las alcachofas, retirar las hojas duras del exterior, cortar en láminas finas y dejarlas en un bol con agua y unas gotas de limón para que no ennegrezcan. Pelar y picar ajos y tomate. Cortar en trozos pequeños el pimiento rojo. Limpiar los robellones de tierra con un trapo o papel de cocina, salarlos y cortarlos en trozos si son muy grandes. Calentar la paella a fuego lento y antes de que coja mucha temperatura poner el magret con la parte magra hacia arriba a fin de que el calor disuelva la grasa y podamos aprovecharla para el sofrito. Retirar el magret y dejar que se enfríe. En la grasa que ha soltado sofreír el pimiento y las alcachofas. Mientras, una vez se haya enfriado el magret, quitaremos y tiraremos la capa de grasa que todavía tiene, lo cortaremos en laminas de ½ centímetro aproximadamente y salaremos. Añadir los ajos picados y el tomate y sofreír también. Poner el caldo a calentar y echarle el azafrán. Una vez el tomate esté frito, agregar el pimentón y las hierbas aromáticas que queramos, dar unas vueltas y añadir el arroz y los garbanzos. Sofreír durante un par de minutos y regar con el caldo. Cuando comience a hervir, rectificar de sal, repartir los robellones por encima y dejar cocer unos 10 minutos a fuego fuerte. Repartir entonces los trozos de pato por encima del arroz, bajar el fuego y dejar cocer unos 8 minutos más. Apagar el fuego, dejar reposar unos 5 minutos y a la mesa.

16 de noviembre de 2014

CAZUELA DE ROBELLONES Y TOMATES SECOS


Nos encontramos en plena temporada de níscalos o robellones y este año parece que están a muy buen precio, así que no voy a desaprovechar la oportunidad de presentaros esta cazuelita que estoy seguro os va a encantar.

Nos hará falta:

¾ kg de robellones
20 tomates secos
2 cabezas de ajos
Un vaso de vino blanco seco (de los de agua)
Hierbas aromáticas (romero, tomillo, orégano etc)
Aceite de oliva
Sal

Lo primero que tenemos que hacer es dejar en agua tibia los tomates secos para que se rehidraten. Luego separar los ajos de la cabeza y, sin pelarlos, hacerles un corte profundo. Calentar aceite en una sartén y sofreír, a fuego muy lento los ajos. Mientras limpiar con un papel de cocina los robellones y quitarles la tierra que puedan tener. Trocear los que sean grandes. Una vez estén casi hechos los ajos los pasaremos junto al aceite a una sartén gazpachera lo suficientemente grande como para que nos quepa todo. Mientras se calienta el aceite, escurrir el agua de los tomates y trocearlos un poco. Añadirlos a la sartén y darles unas vueltas junto a los ajos. Luego echamos los robellones, las hierbas aromáticas a gusto de cada uno y sal. Mezclamos bien con el contenido de la cazuela y dejamos sofreír durante un par de minutos. Regamos entonces con el vino y dejar cocer 3 ó 4 minutos más. Apagar y cubrir con una tapa de aluminio un poco para que la hierbas perfumen el guiso. Servir caliente. (No desperdiciéis ni un solo diente de ajo). Buen provecho.

19 de octubre de 2014

LA ACEROLA


Ya ha llegado el otoño y me gustaría hoy hablaros de la fruta del acerolo que es un árbol mediterráneo de la familia de las rosáceas. La acerola suele madurar en el mes de septiembre y puede ser de diversos colores según su variedad. Tiene forma de manzana y el tamaño, poco mayor que el de una cereza. De sabor agridulce, es riquísima en vitamina C, por tanto, muy apropiada para curar gripes y resfriados. Su uso culinario no es que sea excesivamente extenso pero podemos consumirlos bien directamente o preparar dulces, licores, zumos e incluso mermeladas. Hoy optaremos por la receta mas sencilla, el licor de acerola.

Deberemos abastecernos de:

1 kg acerolas maduras
1 litro de ron blanco (también puede ser aguardiente)
1 litro de agua embotellada (que no sea del grifo ya que esta lleva cloro)
850 g de azúcar

Limpiar bien las acerolas con agua y cortarlas en trozos desechando pepitas y corazón. Colocar el agua en una cacerola, disolver el azúcar e ir removiendo continuamente con el fuego medio durante unos 15 minutos a fin de conseguir que espese pero evitando que caramelice. Añadir en ese momento las acerolas y dejar hervir 5 minutos más. Apagar el fuego y dejar enfriar. Colocamos el contenido de la cazuela (almibar y acerolas) en un recipiente de vidrio de boca lo suficientemente ancha como para que quepan los trozos de acerola, añadimos el ron, tapamos, lo colocamos en un sitio fresco y oscuro y lo dejamos macerar durante unos 20 días removiéndolo de vez en cuando. Transcurrido este tiempo, pasarlo a una botella normal pero filtrando con una gasa todo el contenido a fin de quitarle las impurezas y los trozos de acerola. Etiquetar y dejar unos 3 meses hasta poder beber.

5 de octubre de 2014

ARROZ CALDOSO CON CONEJO Y ROBELLONES


Después de unos días de descanso aquí estoy nuevamente con vosotros. Aun que por estas tierras todavía es pronto para que haya robellones, he conseguido unos pocos del interior y os voy a preparar un arroz de esos que necesitan de una buena siesta para poder cocerlo.

Para 4 personas.

1 conejo
300g de arroz
¼ kg robellones
½ pimiento rojo
1 tomate maduro
1 cebolla pequeña
3 dientes de ajo
1’5 litro de caldo de carne
½ cucharada de tomillo
½ cucharada de romero,
Azafrán
Pimienta negra
Un ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal

Limpiar los robellones de tierra con un trapo (sin agua). Salpimentar los trozos de conejo y en una cazuela sofreírlos hasta dorarlos. Mientras pelar y picar finamente la cebolla, los ajos, el tomate. Cortar en trozos no muy grandes el pimiento y los robellones. Picar el perejil. Una vez dorado el conejo retirarlo. En el mismo aceite, sofreír pimiento, cebolla, ajos y tomate. Una vez hecho esto, agregar nuevamente el conejo, las hierbas aromáticas y el perejil. Regar con el caldo y dejar cocer todo junto unos 15 minutos. Es el momento de añadir el arroz y dejar cocer a fuego medio unos diez minutos. Echamos el azafrán, sal y los robellones. Dejar cocer unos 8 minutos más. Apagar y servir inmediatamente. Buen provecho

6 de septiembre de 2014

PASTEL DE CALABACIN


Tengo tomates y calabacines “de castigo” y en casa ya no sabemos que hacer con ellos. Por eso y pese a que ya hemos preparado en este blog un par de pasteles de calabacin, hoy voy a hacer otro.

Para 4 personas

3 huevos
3 tomates (poco mas de ½ kg)
1 ó 2 calabacines (3/4 kg aprox.)
100 ml de leche
¼ kg de lonchas de pechuga de pavo
Queso en lonchas para fundir
Pimienta negra
Mantequilla
Sal


Precalentar el horno a 180º. En una cazuela calentaremos agua con sal. Cortar en láminas de poco más o menos ½ cm de grosor el calabacín. Cuando el agua comience a hervir, escaldarlo durante 1 minuto. Reservar y escurrir bien. Pelar los tomates y cortarlos en láminas finas también. Coger un molde de horno (de unos 5 cm de hondo) y engrasarlo bien con la mantequilla. En un bol batimos los huevos, la leche, pimienta molida y un pellizco de sal. Colocamos una base de calabacín, luego, una capa de rodajas de tomate encima, salar. Colocamos una capa de lonchas de pechuga de pavo. (Si son muy finas es conveniente poner dos) y por ultimo una de lonchas de queso. Es el momento de echar la mitad del contenido de bol y mover bien para que el huevo y la leche se repartan uniformemente. Ponemos otra capa de calabacín y repetimos la operación. Capa de tomate, sal, pavo y queso. Terminamos con la otra mitad del contenido del bol. Meter en la parte baja del horno durante unos ¾ de hora. Sacar, dejar enfriar por lo menos media horita, desmoldar y a la mesa. Probablemente, cuando apaguéis el horno, tendréis la sensación que no se ha cuajado todavía pero es que el calabacín suelta mucha agua con el calor y si esperamos que desaparezca, seguramente se nos cuajará demasiado y nos quedará el pastel muy seco.

3 de agosto de 2014

ENSALADA DE PATATA Y MELVA


La receta de hoy es sencillísima, barata, puede prepararse en un periquete y bien podría ser la cena de una de estas noches de verano. Solo tiene dos trucos a tener en cuenta. El primero es que hay que quitarle el picor a la cebolla antes de ponerle en la ensalada y la otra es que echaremos la vinagreta a la patata cuando todavía estén templadas ya que de esta forma la absorbe mejor.

Para 4 personas deberemos abastecernos de:

4 patatas medianas (una por persona)
2 latas de melva en aceite de oliva (también pueden valer latas de caballa en aceite de oliva)
3 cebollas tiernas
1 ramillete de perejil
Vinagre de manzana
Aceite de oliva virgen extra.
Sal de escamas

Tal y como hemos dicho, lo primero será pelar, cortar la cebolla en trozos no muy grandes y dejarla en un bol con agua, sal y un chorrito de vinagre o limón para que luego no piquen. Lo siguiente es limpiar las patatas de tierra y sin pelarlas ponerlas a hervir en una cazuela con agua y sal. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de las patatas. Para saber si ya están cocidas yo las atravieso con un pincho. Si este pasa sin resistencia y lo saco sin que se venga la patata detrás, es que ya están buenas. Mientras en el mortero prepararemos una vinagreta con un pellizco de sal, el perejil picado y doble aceite que de vinagre. Remover bien y reservar. Una vez cocidas, sacar las patatas del agua y dejar que se enfríen un poco (solo lo suficiente como para que podamos pelarlas). Una vez peladas, trocear las patatas en trozos medianos, colocarlas en una bandeja, añadir la cebolla, mezclar todo bien, regar con la vinagreta y echar un poco de sal de escamas (apenas un pellizco ya que la vinagreta ya lleva). Ahora solo nos queda añadir la melva previamente escurrida y un poco desmenuzada, regar con un buen chorro de aceite de oliva y a la mesa inmediatamente.

20 de julio de 2014

TARTA DE CEBOLLA


Sigo aprovechando la verdura de mi huerta y hoy le toca a la cebolla. Por eso del calor, prepararemos una tarta sencillísima que podemos dejar en la nevera para cuando volvamos de la playa.

Ingredientes para un molde de 25 a 30 cms

2 cebollas
60 g queso cabra desmenuzado
150 ml. de leche
2 huevos
150 ml. de nata
1 lámina de hojaldre
Aceite de oliva
Sal

Lo primero que debemos hacer es calentar el horno a 180º. Cortar las cebollas en juliana fina y sofreírlas en una cazuela a fuego lento hasta que esté trasparente. Salarla y dejarla reposar unos momentos. Mientras, en un bol, batiremos los huevos, salarlos ligeramente, añadir la leche y la nata y mezclar bien. Es el momento de echar también la cebolla escurrida. En un molde de horno de unos 25 ó 30 cms de diámetro, colocar papel anti-adherente o bien engrasar, forrar con la lamina de hojaldre y recortar los trozos sobrantes. Vaciamos el contenido del bol, repartimos por encima los trozos de queso de cabra y metemos en el horno durante unos 25 minutos. Transcurridos los cuales comprobaremos que está terminado si al pinchar con el tenedor, lo sacamos limpio. Desmoldar, dejar enfriar y listo para comer. Sencillo verdad?

6 de julio de 2014

PAELLA DE COSTILLAS DE CERDO, HIGADO Y COLIFLOR


Hacer una paella es fácil, lo difícil es darle ese punto al arroz para que nos quede suelto. Para mí, indudablemente, el disponer de un buen caldo es importante a la hora de preparar un arroz, pero sinceramente creo incluso que tiene mayor trascendencia el que el sofrito se haga de la forma adecuada y se utilicen buenos ingredientes. Un sofrito hecho a fuego lento y un arroz decente que no tenga muchos granos rotos que nos suelten su almidón y empasten el arroz, es suficiente como para garantizarnos el éxito en la preparación de este plato.

Para 4 personas

350 g de arroz
300 g de costillas de cerdo
150 g de hígado de cerdo
½ k de coliflor
¼ kg de setas
50 g de ajos tiernos
1 tomate maduro
1.5 litros de caldo de pollo
1 cucharadita de pimentón
Azafrán
Aceite de oliva
Sal

Calentar aceite en la paella y sofreír, a fuego lento, las costillas previamente saladas. Cuando empiecen a tomar color, añadir el hígado cortado en trozos pequeños y también salado. Mientras, pelar y picar el tomate, trocear la coliflor y las setas y cortar los ajos tiernos. Cuando veamos bien doraditas las costillas, añadir coliflor, ajos y setas. Darle unas vueltas y echar el tomate. Esperaremos a que esté frito. Añadir ahora el arroz, sofreír durante un par de minutos, echar el pimentón, remover y regar enseguida con el caldo caliente. Añadir el azafrán, rectificar de sal si hace falta y cocer unos 10 minutos a fuego fuerte y 7 a fuego moderado. Apagar y dejar reposar 5 minutos.

29 de junio de 2014

MANITAS DE CERDO REBOZADAS


Tiempo atrás ya comentamos lo aprovechable que era y sigue siendo el cerdo desde el punto de vista gastronómico. Un ejemplo más lo tenemos en sus manitas o patones. Obviamente estamos hablando de carne con gran aporte calórico pero también rica en vitamina B1 que dicen ayuda a combatir la depresión y los estados de estrés. Dado que el trabajo es el mismo, podemos hervir un par de kilos de dicha carne aún que para la receta de hoy, con 1 ó 2 piezas será más que suficiente. El resto, podréis congelarlas y mas adelante preparar un guiso tal y como indicamos en este blog allá por el año 2011

Nos hará falta:

2 kg de manitas de cerdo
1 ó 2 huevos (según cantidad de patones a rebozar)
Pan rallado
2 hojas de laurel
Guindilla a gusto
Aceite de oliva
Sal

A la hora de comprarlas buscaremos aquellas que estén bien blancas y de aspecto limpio y sin pelo. Si sois muy escrupulosos y observais algo de vello, siempre podréis pasarlas por la llama y luego coger una cuchilla de las de afeitar y depilar lo que quede. Eso si, es recomendable limpiarlas bien con agua fría y cortarlas por la mitad a lo largo si no lo han hecho ya en la carnicería (Si las compras en las grandes superficies comerciales, a veces vienen ya empaquetadas y partidas en 4 trozos). Es el momento de ponerlas a hervir en agua, laurel y sal. Si utilizais las cazuelas tradicinales, deberán estar cociendo unas 2 o 3 horas como mínimo. Si queremos agilizar el proceso, podremos utilizar la olla express y dejarlas cocer 40 minutos a contar desde el momento en que la valvula comienza a girar. Una vez cocidas, las sacamos y escurrimos. Una vez se hayan enfriado, procedemos a deshuesar una o dos patas solamente (el resto ya hemos dicho que podeis congelar o preparar otra receta). Cortar a trozos a gusto de cada uno. En una sarten calentaremos bastante aceite. Colocar en un plato el o los huevos batidos y en otro el pan rallado. Pasar los trozos de paton primero por el pan rallado y luego por el huevo y echarlos al aceite cuando este bien caliente. Es imprescindible poner una tapa encima ya que salpica una barbaridad por lo que, además de ponernos la cocina hecha un asco, corremos el peligro de quemarnos. Una vez bien sofritas, colocar en un plato con papel de cocina para que suelten el exceso de aceite. Servir a la mesa acompañadas de un buen vino tinto.

22 de junio de 2014

TORTILLA DE CALABACIN


Me ha sorprendido bastante que, al comentar con amigos y conocidos este tipo de tortilla, no haya mucha gente que la haga. Motivos dietéticos no creo que sean ya que el calabacín tiene muy pocas calorías y muchísima agua. Dificultad en prepararla, prácticamente ninguna y si tenéis niños a los que no les gusta la verdura, aquí tenemos una forma de camuflarla. Así que, vamos a empezar.

Necesitaremos:

4 huevos grandes
2 calabacines medianos
2 cebollas medianas
Aceite de oliva
Sal

Pelar y picar la cebolla. Cortar los calabacines en rodajas finas. En una sartén lo suficientemente grande como para que quepa todo y que no se pegue, (antiadherente) calentaremos aceite y pocharemos, a fuego medio, la cebolla hasta que casi empiece a trasparentar. Añadir entonces el calabacín y salarlo. Remover de vez en cuando para que se mezcle bien. Mientras batiremos los huevos en un bol y echaremos un pellizco de sal también. Una vez veamos que el calabacín está blandito, escurriremos el agua que pueda haber soltado, dejaremos enfriar unos minutos para que no nos cuaje el huevo y echaremos la mezcla en el bol. Mezclaremos bien. Mojar apenas la sartén otra vez con un poquito de aceite, extenderlo bien, echar el contenido del bol y cuajar la tortilla por los dos lados. Para darle la vuelta nos ayudaremos de un plato. El tiempo de cocción depende ya de los más o menos jugosa que nos guste. Buen provecho.

15 de junio de 2014

ARROZ CALDOSO CON PATO, ALCACHOFAS Y SETAS


Aprovechamos que se está terminando la temporada de la alcachofa para preparar un arroz que estoy seguro os va a encantar.

Para 4 personas:

250 g arroz
1 magret de pato (unos 400 g de peso)
3 alcachofas
400 g de setas
1 tomate maduro
1.5 litros de caldo de ave
1 cucharadita de las de café de pimentón dulce
Azafrán
½ cucharadita de las de café de tomillo
½ cucharadita de las de café de orégano
Sal


Pelar las hojas verdes de las alcachofas llegando hasta el corazón y dividir en cuartos. Calentar una cazuela de barro y echar el magret con la parte grasa debajo. Veremos con esta se va derritiendo. Cuando tengamos bastante grasa, darle la vuelta al magret, sofreírlo un par de minutos y retirar. Pelar y picar la cebolla. En la misma grasa del pato rehogar la cebolla y después la alcachofa. Mientras, separaremos la parte magra del pato de la grasa y la cortaremos en trozos pequeños. Agregar las setas, darles una vuelta y luego el tomate pelado y picado. Este, cuando esté sofrito, empezará a oscurecerse. Es el momento de agregar el pimentón, el tomillo, el orégano, la sal y regar inmediatamente con el caldo. Dejar hervir unos 10 minutos a fuego fuerte, echar el azafrán. Añadimos el arroz y al comenzar a hervir, lo bajamos a fuego medio pero siempre dejando una ebullición regular. Dejar cocer unos 12 minutos. Agregar los trozos de pato reservados, rectificar de sal si lo estimamos conveniente, cocer 2 minutos más y apagar el fuego. Al estar en barro y mientras nos sentamos, terminará de cocerse. Servir inmediatamente.


8 de junio de 2014

PAELLA DE LUBINA, ESPINACAS Y AJOS


La gastronomía de nuestro país, a diferencia de la mayoría del resto del mundo, no utiliza el arroz como acompañante de otros ingredientes si no que, normalmente, le asigna el papel de protagonista desde tiempos inmemoriales. Sin ningún tipo de dudas, la paella es el plato más conocido y hoy vamos a preparar una utilizando, como debe ser, ingredientes de temporada.

Para 4 personas

1 lubina (mejor salvaje)
400 g de arroz
300 g de espinacas
12 colas de gamba
12 dientes de ajo
1 calamar mediano
1 tomate maduro
Azafrán
1 cucharada (de las de café) de pimentón dulce
1.5 litros de caldo de pescado
Aceite de oliva
Sal

Pedir en la pescadería que nos limpien, destripen y corten en lonchas de poco más o menos un centímetro de grosor la lubina. Salarla. Limpiar, pelar, cortar en anillas pequeñas y salar el calamar. Separar los dientes de ajo y hacerles un corte en el lomo pero no es necesario pelar. Calentar aceite en la paella y sofreír el calamar, los ajos y las espinacas. Pelar y picar el tomate. Sofreír el tomate. Cuando este empiece a coger color, agregar el arroz, el pimentón y darle a todo unas vueltas. Ha llegado el momento de regar todo con el caldo hirviendo. Añadir el azafrán, salar, repartir los trozos de lubina alrededor de la paella y cocer 10 minutos a fuego fuerte y 7 a fuego moderado. Dejar reposar 5 minutos y a comer.

1 de junio de 2014

ENSALADA DE TOMATES SECOS Y PATATAS


A estas alturas no os descubriré nada nuevo si os digo que una ensalada puede apetecernos tanto en verano como en invierno. Podemos hacerlas nutritivas y sabrosas eligiendo siempre productos frescos y de temporada y si agregamos ingredientes altos en hidratos de carbono como la patata, podemos incluso convertirlas en plato único. He aquí un ejemplo de cómo preparar una usando un ingrediente tan habitual en la cocina mediterránea como es el tomate seco.

Ingredientes para 4 personas

700 g de patatas
5 tomates secos
2 cebollas tiernas
1 pimiento verde mediano
4 pepinillos en vinagre
12 aceitunas negras (sin hueso)
2 cucharadas de alcaparras
1 ramillete de perejil
2 dientes de ajo
2 cucharadas de vinagre
Aceite de oliva
Sal

Para aquellos que no os guste el sabor fuerte de la cebolla, podéis pelarla, cortarla en trozos pequeños y dejarla un par de horas con agua, un buen chorro de vinagre y sal. Poner a cocer las patatas en una cazuela con agua hasta que estén blandas. Una vez frías, pelarlas y cortarlas en trozos medianos. Los tomates secos habrá que dejarlos unos 10 minutos en agua tibia para que se re-hidraten. (Si son de los que están conservados en aceite, no es necesario). En el mortero prepararemos una vinagreta con los ajos picados, el perejil, aceite, vinagre y sal. Cortaremos el pimiento y los pepinillos en trozos pequeños. Las aceitunas las trocearemos también. En una ensaladera echaremos todos los ingredientes, mezclaremos bien y regaremos por encima con la vinagreta. Más sencillo imposible.

18 de mayo de 2014

SUQUET DE LECHA O SERVIOLA


En Septiembre del 2010 ya preparamos en este blog un arroz caldoso con lecha. Como se trata de un pescado muy versátil gastronómicamente hablando, hoy haremos un sencillo suquet para chuparse los dedos.

Como siempre, para 4 personas, nos hará falta:

1 kg de lecha
4 galeras
1 cuch pimentón (de las de café)
1 dl aceite oliva
Sal
1 + ½ vasos de caldo de pescado
3 dientes de ajo
1 tomate maduro
1 patata grande


Cortar la lecha, una vez limpia y destripada, en rodajas de 1 cm aproximadamente. Salarla. Pelar las patatas y cortarlas también en rodajas de 1 cm. Pelar y picar tomate y ajos. Calentar aceite en una cazuela y sofreir patata y ajos. Agregar el tomate, salar y una vez frito, añadir el pimentón, darle un par de vueltas y acto seguido, regar con el caldo. Al hervir, rectificar de sal y dejar cocer unos 5 minutos. Añadir el pescado y las galeras y cocer todo junto unos 12 minutos más.

11 de mayo de 2014

ARROZ CON PATA DE TERNERA


Hoy es de esos días que uno se siente satisfecho con lo que ha hecho. Todas las recetas de este blog han sido elaboradas por mi y puedo aseguraros que no las publico hasta no estar contento del resultado. Algunas recetas las he tenido que hacer varias veces. Hoy sin embargo, me ha sorprendido este arroz. Hasta mi hija, que muchas veces en vez de comer hurga en el plato, no es que se lo ha comido todo si no que hasta ha repetido. Y eso que se trata de un arroz verdaderamente saciante.

Para 4 personas nos hará falta:

1 kg de pata de ternera
1 morcilla
1 chorizo
350 grs. de arroz
200 grs. de garbanzos (ya cocidos)
900 cl de caldo de hervir la pata
3 dientes de ajo
3 cucharadas soperas de tomate frito
Aceite de oliva
Colorante
2 hojas de laurel
Pimienta negra
1/2 de cebolla
Sal

Lo primero que tenemos que hacer es poner a hervir la pata de ternera junto a un pellizco de pimienta y unas hojas de laurel. Como requiere de una cocción de dos o tres horas como mínimo, podéis acelerar el proceso, haciéndolo con la olla exprés. Una vez bien hervida, colar y reservar el caldo. El trabajo más laborioso viene ahora ya que, antes de que se enfríe del todo, debemos deshuesar la carne y cortarla en trozos pequeños. Pelar y picar los ajos, pelar y cortar cebolla en trozos pequeños. Quitar la piel de la morcilla y el chorizo y desmenuzar todo el embutido. Calentamos aceite en una cazuela de barro y sofreír la cebolla y los ajos. Cuando empiece a coger color agregar el embutido. Sofreír también, agregar el tomate frito y mezclar bien. Es el momento de añadir la carne, los garbanzos cocidos y el arroz. Le damos un par de vueltas a todo y regamos con el caldo hirviendo. Cuando empiece a hervir de nuevo, echar colorante y sal y dejamos cocer a fuego medio unos 20 minutos hasta que se consuma el caldo. Mientras haya caldo habrá que remover de vez en cuando ya que al ser gelatinosa la carne se nos puede pegar el arroz al fondo de la cazuela.

4 de mayo de 2014

FIDEUA CON SOBRAS DE COCIDO O PUCHERO



En este blog podréis encontrar la receta del cocido o puchero, luego, con las sobras preparamos una paella y más tarde un arroz meloso con pelotas. Otra receta que puede salir de este plato tan emblemático es una fideua como la que vamos a preparar hoy.

Para 4 personas deberemos tener:

300 g de fideos para fideua
1 litro de caldo de cocido
400 g de sobras del cocido (pelota, tocino, carne, verdura, garbanzos etc)
1 tomate maduro
3 dientes de ajo
1 cucharadita de las de café de pimentón dulce
Azafrán
Aceite de oliva
Sal


Pelar y picar el tomate. Pelar y picar los ajos. Deshuesar la carne y trocear las sobras del puchero. En un caldero ancho y bajo (de los de dos asas), calentaremos aceite junto a la sal y sofreiremos el tomate y los ajos. Una vez sofrito, echar las sobras del cocido, mezclar bien y añadir los fideos y el pimentón, remover durante un minuto, añadir el caldo caliente, echar el azafrán, rectificar de sal si hiciese falta y dejar cocer hasta que el fideo esté cocido y el caldo se seque. (puede tardar 12 o 13 minutos más o menos). Dejar reposar unos 5 minutos y a la mesa. Como podéis ver, un plato sin ninguna complicación y muy rápido de preparar.

28 de abril de 2014

FIDEUA DE CALAMARET


Ya hemos hablado en varias ocasiones de la fideua y poco podemos añadir salvo otra versión alternativa de sus orígenes y dada su gracia, la quiero compartir con todos vosotros. Parece ser que la costumbre antiguamente era comerse el arroz a bordo de las barcas cocido con caldo de pescado y que lo hacían todos en el mismo caldero. Así, en el caso que nos ocupa, el patrón, muy amante del arroz, se ve que era bastante “tragoncete” y no dejaba mucho para el resto de marineros. Para solucionar este problema, se confabularon todos y decidieron sustituir el arroz por fideos a ver si no le gustaban tanto, comía menos y dejaba mas parte para el resto. Así nació la fideua.
Sea como sea, he aquí un plato sencillo de preparar y con ingredientes muy baratos al que llamaremos fideua porque lleva fideos y porque se hace con la sartén ancha y plana que llamamos paella o paellera, aun que, como en el caso de hoy, he optado por hacerla con una sartén gazpachera.

Para 4 personas:


350 g de fideos de fideua
½ kg de chipirones
2 alcachofas
4 Ajos tiernos
1 tomate maduro
4 judías largas
1.2 litros de caldo de pescado
Colorante o mejor azafrán
Aceite de oliva
Sal

Limpiar y salar chipirones. Cortar las hojas externas de las alcachofas y cortar el corazón en cuartos. Limpiar y cortar ajos tiernos y judías. Pelar y picar el tomate
Calentamos aceite en la sartén, sofreímos los chipirones y retirar. En el mismo aceite sofreír las alcachofas, los ajos tiernos y las judías. Continuamos con el tomate. Echamos el pimentón y los fideos, le damos un par de vueltas a todo y añadimos el caldo. Cuando empiece a hervir rectificar de sal, agregar el colorante o azafrán y dejamos cocer a fuego medio, unos 8 ó 10 minutos. Echar los chipirones que habíamos reservado y dejar cocer unos 5 minutos más hasta que se nos quede sin caldo. Dejar reposar otros 5 minutos y a comer.




20 de abril de 2014

PAELLA DE CABALLA


No me cansaré de reconocer que no debería llamarle paella, que ahora la paella tiene denominación de origen y que, como ya hemos comentado en diversas ocasiones, si no tiene los ingredientes reglamentarios, no puede recibir tal nombre, pero es que me cuesta mucho llamar otra cosa a un arroz hecho con la sartén de dos asas que todos conocemos. Sea como sea, he aquí un arroz, barato donde los haya, que estoy seguro no os va a defraudar.

Para 4 personas.

300 g arroz
1 caballa
2 tomates maduros
1 pimiento verde
150 g de coliflor
3 dientes de ajo
1 ramillete de perejil
6 judias verdes largas
1.2 litros de caldo de pescado
1 cucharada de las de café de pimentón
Azafrán
Aceite de oliva
Sal

Limpiar la caballa, cortarla en rodajas y salarla. Pelar y picar ajos y tomates, cortar el pimiento en tiras y cortar la coliflor en ramitos

En una paella calentar aceite y sofreír la coliflor y reservar. En el mismo aceite sofreír el pimiento y las judias cortadas en trozos pequeños y reservar también. Continuamos con la caballa a la que le daremos un par de vueltas y retiraremos igualmente. Preparar una picada en el mortero con los ajos, el perejil y un pellizco de sal. Sofreír el tomate y cuando empiece a oscurecer, añadir el contenido del mortero y el pimentón. Mientras podremos desespinar los trozos de caballa. Es el momento de echar el arroz, sofreír durante un par de minutos y añadir el caldo de pescado hirviendo. Repartir la verdura reservada y los trozos de caballa. Cuando empiece a hervir, rectificar de sal, añadir el azafrán y dejar cocer 10 minutos a fuego fuerte y 7 a fuego moderado hasta que se nos acabe el caldo. Apagar y dejar reposar 5 minutos.

6 de abril de 2014

ARROZ MELOSO CON SOBRAS DE COCIDO O PUCHERO


En este blog ya hemos visto que con las sobras del cocido o puchero se puede preparar una paella espectacular. Hoy vamos a perfeccionar este asunto y prepararemos un arroz meloso pero con pelotas de carne.

He aquí la explicación de cómo preparar las pelotas que ya publique cuando hicimos cocido en este blog. No pongo cantidades porque como el prepararlas es bastante laborioso y se pueden congelar, que cada uno haga las cantidades que quiera y que guarde lo que estime conveniente.

Para las pelotas:

Carne de cerdo picada
Higaditos de pollo
Pimienta
Pan rallado
Nuez moscada
Piñones
Hojas de col

Picar los hígados hasta que se deshagan. Mezclarlos con la carne, la pimienta, nuez moscada, sal y piñones al gusto. Echar pan rallado e ir amasándolo todo hasta conseguir una masa espesa y dura. Cortar el nervio de las hojas de col por detrás si es muy grueso. Con la masa ir haciendo paquetitos individuales y envolviéndola con las hojas de col. Atar con hilo de cocina y reservar.

Es el momento de preparar el arroz.

Si somos 4 los comensales, necesitamos:

300 g de arroz
400 g de sobras de cocido (carne, tocino, verdura, garbanzos etc)
1 tomate maduro
1’5 litros de caldo de cocido
1 cucharadita de las de café de pimentón
Azafrán
1 ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal

Pelar y picar ajos y tomate y sofreír en una cazuela, añadiremos las sobras del cocido y mezclaremos bien, continuamos con el pimentón, la sal e inmediatamente echaremos el caldo y dejaremos cocer unos 5 minutos. Añadir el azafrán, el arroz y en el momento en que empiece a hervir nuevamente, bajaremos el fuego hasta conseguir una ebullición regular pero no muy fuerte, repartiremos las pelotas por encima y coceremos unos 17 minutos. Dejar reposar unos 3 minutos mas, espolvorear perejil por encima, quitar el hilo de las pelotas y a comer.

29 de marzo de 2014

FIDEUA DE SECRETO, SETAS Y GARBANZOS


Con el secreto ibérico ya hemos preparado un arroz meloso y una paella. Aun que el nombre de fideua se refiere siempre a ese plato con productos del mar originario de esta Comunidad Valenciana, hoy, por aquello de experimentar, vamos a preparar una con ingredientes que no pueden ser mas de tierra.

Para 4 personas nos hará falta:


300 g de fideo de fideua
300 g de secreto
150 g de garbanzos ya hervidos
300 g de setas
2 ñoras
1 tomate maduro
3 ajos tiernos
1 litro caldo de pollo
Unas ramitas de perejil
Colorante
Aceite
Sal

Calentar aceite en la paella y sofreír las ñoras i los ajos pelados y troceados. Reservar. En el mismo aceite sofreiremos el secreto salado y cortado a trozos pequeños. Retirar también. Ahora, con el fuego muy bajo y el aceite tibio, caramelizaremos las setas. En el vaso de la batidora picar las ñoras, el tomate pelado y troceado, unas cuantas ramitas de perejil y un pellizco de sal. Retirar las setas. Echar un poco más de aceite y sofreír el contenido del vaso. Echamos los fideos y les damos unas cuantas vueltas para que queden luego sueltos. Es el momento de regar con el caldo hirviendo. Dejar cocer unos 5 minutos, añadir las setas, los garbanzos, los ajos y el secreto, rectificar de sal, añadir el colorante y cocer a fuego moderado hasta que se seque. (tardará unos 10 minutos mas). Apagar y dejar reposar un poco.

16 de marzo de 2014

ALCACHOFAS CON HABAS Y ALMEJAS


Siempre he defendido que con las verduras de la temporada, uno puede elaborar platos tan sencillos como saludables y siempre de innegable sabor tradicional. La receta de hoy es una muestra de ello.

Ingredientes necesarios para 4 personas

6 alcachofas
1 bolsa de almejas
½ kg de habas tiernas (si fuesen congeladas con ¼ kg hay de sobra
1 cebolla pequeña
1 cucharadita de pimentón
3 dientes de ajo
Vaso y medio de caldo de pescado
1 hoja de laurel
1 ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal

Dejar las almejas en un bol con agua salada y cubitos durante unos minutos para que suelten la arena que puedan tener. Mientras iremos quitando las hojas más duras de las alcachofas hasta llegar a la parte tierna. Partirlas en cuartos y dejarlas una rato en un bol con agua y unas gotas de limón para evitar que ennegrezcan. Luego las pondremos a cocer en agua y sal durante unos 15 minutos aproximadamente (hasta que estén tiernas.) Desgranar las habas tiernas y ponerlas también a hervir en agua, sal. El tiempo de cocción dependerá de lo grandes que sean y de lo tiernas que estén (unos 10 Ó 12 minutos puede ser suficiente). Si fuesen congeladas, normalmente en la bolsa pone el tiempo que deben estar hirviendo. En una sartén calentar aceite y sofreír los ajos laminados finos, la cebolla bien picada y una hojita de laurel. Cuando la cebolla empiece a trasparentar, agregar las alcachofas y las habas y saltearlas. Añadir el pimentón, darle unas vueltas e inmediatamente regar con el caldo y cocer unos 10 minutos a fuego lento. Añadir las almejas y cuando se abran apagar el fuego. Retirar la hoja de laurel y servir en una cazuela de barro con el perejil picado espolvoreado por encima. A mí se me quedó la alcachofa confitada.

8 de marzo de 2014

PAELLA DE RAPE Y ALCACHOFA



Nada más lejos de mi intención cuando pongo la palabra paella el usurpar este nombre a la inmortal paella valenciana con denominación de origen. Únicamente quiero indicar a los seguidores de este blog que se trata de un arroz seco hecho con la paellera o paella de dos asas que todos conocemos. Resulta que hoy estaba de limpieza del congelador y con los restos que había y alguna cosita más he improvisado este arroz.

Como siempre, para 4 personas:

400 g de arroz
1 cola de rape congelada
2 alcachofas
4 gambas (estas eran frescas)
Unas colitas de gambas congeladas que me quedaban
Tres o cuatro bolitas de espinacas congeladas que quedaban también)
1.5 litros de caldo de pescado (siempre tengo caldo congelado en mi casa)
3 ajos
1 cucharadita (de las de café) de pimentón dulce
1 tomate maduro
Unas ramitas de perejil
Aceite de oliva
Sal

Descongelar el rape, cortarlo en rodajas de 1 centímetro aproximadamente y salarlo. Quitar las hojas externas de las alcachofas y cortarla en rodajas de ½ centímetro aproximadamente. Dejarlas en un bol con agua y unas gotas de limón para que no ennegrezca). Descongelar y poner a hervir el caldo. Preparar una salmorreta picando en el mortero el tomate pelado, los ajos, el perejil y un buen pellizco de sal. Calentar aceite en la paella y darle un par de vueltas a las gambas y reservar. En el mismo aceite sofreír las alcachofas y retirar también. Agregamos la salmorreta y luego añadimos las espinacas. Es el momento de echar el arroz al que daremos un par de vueltas y el pimentón. Acto seguido regamos todo con el caldo, subimos el fuego y repartimos las alcachofas, el rape y las colas de gamba. Probar de sal por si hubiese que añadir. Lo último, colocar las 4 gambas de adorno. Dejar cocer 10 minutos a fuego fuerte y 7 a fuego moderado hasta secar el caldo. Dejar reposar 5 minutos y a comer. Fijaros que pinta tiene.

Nota. No hace falta que os diga que si en vez de congelado, utilizamos ingredientes frescos, tanto mejor.

2 de marzo de 2014

ARROZ NEGRO CON CALAMAR


El plato de hoy es tradicional, típico de la costa y de las familias que suelen vivir del mar. Ingredientes sencillos pero que, no por ello, dejan de dar un sabor espectacular en esta receta.

Nos hará falta para 4 personas:

2 calamares medianos (unos 500 g aprox.)
2 alcachofas
½ pimiento rojo
300 g de arroz
1 tomate maduro
1 ñora
½ cabeza de ajos
2 litros de caldo de pescado
Tinta de los calamares
1 ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal



Limpiar y pelar los calamares. Reservar su tinta. Cortar uno de ellos en trozos pequeños y reservar el otro. Salar ambos. Pelar las hojas exteriores de las alcachofas y cortar el corazón en cuartos. Cortar dos triángulos mediados del pimiento para adornar y cortar el resto en trozos pequeños. Pelar y picar el tomate. Pelar los ajos. En una sartén gazpachera lo suficientemente grande calentar aceite y sofreír la ñora y los ajos y reservar. En el mismo aceite sofreír, por este orden, pimiento, alcachofa y calamar. Reservar los dos triángulos del pimiento. Mientras picar en el mortero (o en el vaso de la batidora), el tomate, ajos, perejil, ñora y un pellizco de sal. Agregarlo a la sartén y sofreír hasta que el tomate esté hecho. Regar entonces con el caldo y dejar cocer todo junto, a fuego lento, hasta que el calamar entero esté blando. (Unos 20 minutos). Agregar entonces el arroz y la tinta del calamar, mezclar todo bien, colocar el calamar en el centro y los triángulos del pimiento reservados por los lados, rectificar de sal si fuese necesario y dejar cocer a fuego medio unos 20 minutos más. Servir inmediatamente.

2 de febrero de 2014

SUQUET DE RAPE (OTRO)


En el 2009 ya preparamos un suquet de rape y hoy vamos a hacer otro con distintos ingredientes.

Para 4 personas nos hará falta:

¼ kg de lomos de rape (ya limpios)
4 cigalitas frescas
4 gambas frescas
3 patatas medianas
¾ litro de caldo de pescado
16 almejas
1 tomate maduro
5 dientes de ajo
1 cucharadita (de las de café) de pimentón
1 cucharadita (de las de café) de harina
1 ramita de perejil
150 ml aceite de oliva
Pimienta blanca
Sal

Comprar un rape, pedir en la pescadería que os separen los lomos de la cola y con la cabeza y si queréis, algún cangrejo o galera, preparar un caldo de pescado. Salar los lomos y reservar. En el vaso de la batidora echaremos el tomate pelado y picado, los ajos pelados y el perejil y lo picaremos todo. En una sartén gazpachera (la de las dos asas) echaremos el aceite y sofreiremos primero que nada la picada del vaso de la batidora. Mientras colaremos el caldo de pescado. Una vez la picada sofrita, añadiremos el pimentón y la harina, daremos un par de vueltas, mezclaremos bien e inmediatamente regaremos todo con el caldo. Dejar hervir todo junto unos 10 minutos a fuego lento. Salpimentar. Cortar las patatas en rodajas de 1 cm aproximadamente y, transcurrido ese tiempo, echarlas a la sartén Tras otros 10 minutos, echar los lomos del rape, los langostinos y las almejas. Avivar el fuego, rectificar de sal si hiciese falta y cocer unos 5 ó 6 minutos más. Un rosadito decente para acompañar, os vendrá muy bien. Buen provecho.

19 de enero de 2014

COSTILLAS CON PATATAS Y COMINOS


Tengo que reconocer que el comino no gusta a todos. Esta hierba aromática tan típica, aun que no exclusiva, en la cocina mediterránea y árabe tiene un sabor muy característico. Se dice que es un tónico estomacal, que abre el apetito, estimula la digestión y facilita el tránsito intestinal. Hoy vamos a preparar un sencillo plato utilizando, con moderación, este condimento

Para 4 personas

¾ kg costillas de cerdo troceadas
½ kg de patatas
3 dientes de ajo
1 cucharadita de tomillo
2 cucharaditas de cominos
Unos granos de pimienta
Colorante
1 vaso de agua
Aceite de oliva
Sal

En un mortero picar los ajos, los cominos, el tomillo, la pimienta y un pellizco de sal. Luego agregar aceite y mezclar todo bien. Verter el contenido del mortero sobre las costillas y dejar macerar una media hora. Mientras, pelar y trocear las patatas. Calentar aceite en una cazuela de barro lo suficientemente ancha como para que quepan las costillas y las patatas y sofreír las primeras en el mismo aceite donde estaban en maceración. Una vez veamos que las costillas están ya casi hechas, agregamos las patatas troceadas, otro pellizco de cominos y rectificamos de sal. Sofreiremos todo durante unos minutos y finalmente agregaremos el colorante y regaremos todo con un vaso de agua. Dejar cocer a fuego bajo hasta que las patatas estén cocidas. Servir en la misma cazuela de barro.