Google+ Followers

28 de diciembre de 2013

GAMBON HERVIDO



Se acerca el fin de año y a muchos les gusta cerrarlo o abrir el siguiente comiendo algo de marisco. Para todos aquellos que no pueden o no quieren pagar sus astronómicos precios, especialmente en estas fechas, hoy voy a presentaros al gambón, Se trata de un crustáceo de la familia de los langostinos de color rojizo y sabor suave. Se pueden comer a la plancha o hervidos. Su precio, ronda los 8 ó 9 euros el kilo. Hoy los probaremos simplemente hervidos.

Deberemos abastecernos de:

Gambones
Laurel
Sal

Los pondremos en agua bien salada durante un par de horas antes para que se re hidraten. Escurrirlos. Calentar agua en una cacerola, echarle 70 g de sal por litro de agua utilizada y 4 hojas de laurel. Cuando comience a hervir echar los gambones poco a poco. Veremos que el agua deja de hervir, esperar a que hierva nuevamente y contar entonces 2 minutos. Retirar los gambones del fuego y meterlos en un bol con agua muy fría (con cubitos de hielo) y sal para enfriarlos enseguida. Escurrir y a comer. Un vino blanco fresco de aguja para acompañar os irá bien.

22 de diciembre de 2013

LENTEJAS ESTOFADAS


Mucho me temo que la Diosa de la Fortuna hoy tampoco me ha sonreído así que tendré que continuar preparando platos tan humildes como este. La receta que os presento me trae recuerdos de mi infancia ya que era mi madre quien lo preparaba cuando hacia frio.

Para 4 personas

320 g de lentejas
1 cebolla troceada (7 u 8 trozos)
1 tomate maduro pelado y troceado
(4 ó 5 trozos)
3 ó 4 hojas de laurel
200 g de jamón serrano cortado pequeño
1 trozo de hueso de jamón (opcional)
2 litros de agua
1 cucharada sopera de harina
½ cucharada sopera de pimentón
Aceite de oliva

Antiguamente había que dejar las lentejas en remojo la víspera, pero ahora, no es necesario. Poner las lentejas en una cazuela de barro y echarle agua fría por encima de manera que las cubra 2 dedos. Cuando empiece a hervir echar la cebolla y el tomate pelados y troceados, (el tomate también puede ser triturado de bote), el laurel, el hueso del jamón (si lo tenéis) y el jamón cortado pequeño y dejarlo cocer a fuego moderado una hora aproximadamente. En las tiendas venden un jamón ya picado pero no os lo recomiendo ya que no sabe a nada. Es mejor comprar unas puntas de jamón y lo cortaremos, nosotros mismos, en trocitos pequeños. En una sartén poner un buen chorro de aceite de oliva y cuando esté caliente sacarla del fuego y añadir la cucharada de harina y remover para que se mezcle bien y no queden grumos. Añadir el pimentón y mezclar también. Echarlo todo a la cazuela, remover y dejarlo unos 4 ó 5 minutos más cociendo a fuego lento. Servir inmediatamente. El jamón debe haberle aportado la sal suficiente pero probar y añadir si lo estimaseis conveniente.
Nota. Yo he utilizado agua y queda bien de sabor pero si lo preferís, también podéis cocerlas con algún caldo suave de carne o incluso añadirle una pastilla de caldo (aun que ya sabéis lo que pienso de ellas)

FELIZ NAVIDAD A TODOS

15 de diciembre de 2013

PASTEL DE NUECES




Sin duda alguna, la repostería actual del area mediterránea está fuertemente influenciada por la de aquellos que durante siglos estuvieron habitando la Peninsula Iberica. Me refiero a los moriscos, quienes nos aportaron, tanto gran cantidad de productos originarios de sus tierras como técnicas de elaboración. He aquí una receta que estoy seguro muchos de vosotros vais a preparar, sobre todo en las próximas fechas navideñas.

9 hojas de pasta filo
¼ kg de nueces (ya peladas)
1 vaso de agua
1 vaso de agua lleno de azúcar
50 g de azúcar
Unas gotas de limón
1 cucharadita de las de café de canela
Mantequilla

Primero que todo picaremos las nueces. Mezclar en un bol el azúcar y la canela. Preparar un jarabe espeso mezclando el vaso de agua hirviendo con el vaso de azúcar y unas gotas de limón. Remover bien y dejar enfriar. Engrasar con la mantequilla una bandeja de horno y colocar en ella 3 hojas de pasta filo. Sobre ellas, esparcir las nueces bien picadas y espolvorear con parte de la mezcla de canela y azúcar. Tapar con 3 hojas mas, pintar con un pincel con mantequilla por encima y volver a esparcir nueces, azúcar y canela. Volver a tapar con 3 hojas más y volver a pintar. Meter en el horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos. Cuando saquemos el pastel del horno, repartir el jarabe por encima. Adornar con unas cuantas nueces por encima. Como podeis ver, se trata de una bomba calórica sencillísima de preparar.

9 de diciembre de 2013

MAGRET DE PATO


Se acerca la Navidad y comienza a ser hora de abastecer nuestra despensa de los artículos necesarios antes de que su coste se ponga por las nubes. La mayoría de los productos alimenticios típicos de estas fechas (marisco, embutidos, jamón, fiambres etc, suelen subir de precio por lo que hoy voy a pasaros una receta muy, pero que muy sencilla de hacer, con la que podréis curar un magret de pato y disfrutar de un sabor espectacular y mucho mejor que el de los que encontrareis ya envasados en los estantes de las tiendas.

Los ingredientes necesarios son:

1 magret de pato
½ kg de sal gruesa
200 g de azúcar moreno
Pimienta negra


Lo primero que tenemos que hacer es quitarle la grasa que sobresale por los lados del magret y secarlo muy bien con papel absorbente de cocina. En un bol mezclaremos la sal y el azúcar y pondremos una capa de un par de centímetros aproximadamente de esa mezcla en una bandeja de vidrio donde quepa el magret. Moleremos la pimienta que queramos, la repartiremos bien por encima del magret y apretaremos ligeramente con la mano. Colocarlo, con la parte grasa hacia abajo, en la bandeja y cubrirlo totalmente con el resto de la mezcla. Taparlo con papel film y dejarlo al menos un día en la parte baja de la nevera o mejor, dentro de un cajón de la verdura. Transcurrido ese día, limpiarle bien la sal (podéis hacerlo con un pincel o una trapo seco) y envolverlo con una gasa o tela fina de algodón, atarlo para que no se deshaga y, o bien lo dejamos colgado en un sitio oscuro y fresco durante 8 ó 10 días (según lo curado que nos guste) o dejarlo también en la zona baja de la nevera o mejor en un cajón. Si lo hacéis ya de esta última forma, para la cena de Nochebuena podréis sacarlo, (tarda unos 20 días en secarse) cortar unas rodajas finas y beberos un buen vino tinto con quien vayáis a compartir mesa. Es un producto que podéis también congelar ya cortado y reservarlo para cuando os venga alguna visita inesperada. Esta es la receta más sencilla. Una vez dominéis el proceso de curado, podéis jugar añadiendo pimentón, romero, tomillo etc junto a la pimienta para darle otro sabor.

1 de diciembre de 2013

COSTILLAS CON PATATAS Y ROBELLONES


Ya ha quedado claro que uno de los protagonistas del otoño son los robellones, por lo que creo que no debemos desaprovechar su abundancia temporal para preparar otra receta con ellos. La de hoy, una cazuelita con la que estoy seguro más de uno se va a chupar los dedos.

Abasteceros de:

750 g costillas de cerdo
300 g robellones
2 patatas medianas
3 dientes de ajo
1/2 pimiento rojo
1 cebolla mediana
1 litro de caldo de pollo
2 tomates maduros
Pimentón dulce
Perejil
Aceite de oliva
Sal

Calentar aceite en una cazuela de barro y sofreír las costillas ligeramente. Mientras cortar el pimiento, pelar y cortar la cebolla y los ajos. Pelar y trocear las patatas y tomates y por último, limpiar con una servilleta de papel los robellones quitándoles los restos de tierra o hierba que puedan tener y cortarlos también. Cuando las costillas empiecen a estar hechas, añadir el pimiento, la cebolla y los ajos. Sofrito esto, agregar el tomate pelado y picado y sofreír también. Salpimentar. Continuamos con las patatas, darle unas vueltas, agregar el pimentón y de inmediato, regar con el caldo. Dejar cocer a fuego lento unos 15 minutos, rectificar de sal si hiciese falta, echar los robellones y cocer unos 10 minutos más. Picar el perejil y espolvorearlo por encima.

24 de noviembre de 2013

FIDEUA DE MONTAÑA


Aprovechando que estamos en temporada de robellones, hoy vamos a preparar una fideuá con ellos.

Para 4 personas

4 trozos de pollo
4 trozos de conejo
150 g d robellones
1 tomate maduro
2 alcachofas
2 dientes de ajo
400 g de fideos especiales para fideua
1.5 litros de caldo de pollo
1 cucharadita de pimentón
Azafrán
Aceite de oliva
Sal

Limpiar, pelar y cortar en cuartos las alcachofas. Pelar y picar ajos y tomate. Limpiar y trocear los robellones. Echar aceite en la paella y sofreír pollo y conejo previamente salados. Continuamos con la alcachofa. Damos unas vueltas y echamos ajo, tomate y un poquito de sal. Mientras iremos calentando el caldo de pollo. Cuando el tomate empiece a hacerse oscuro, agregar los fideos y el pimentón y darle un par de vueltas. Inmediatamente añadir los robellones y regar con el caldo hirviendo, repartir todo por la paella homogéneamente, echar el azafrán y rectificar de sal si hiciese falta. Coceremos a fuego medio unos 12 minutos hasta que se nos acabe el caldo. Apagar el fuego y dejar reposar unos minutos más antes de servir. Buen provecho.
Nota. Al igual que si fuese arroz, hay quien echa primero el caldo y luego los fideos. Yo prefiero que estos se empapen del sabor del sofrito pero tan válida es una forma de hacerlo como la otra.

16 de noviembre de 2013

ARROZ CON HIGADITOS DE POLLO Y NISCALOS (ROBELLONES)


Es de todos sabido que noviembre es el mejor mes del año para coger níscalos. En estos momentos, nada me parece mejor que un buen paseo por la montaña, entre pinares, disfrutando de su paz, recogiendo unos cuantos níscalos o rovellones y, al llegar a casa, un reconfortante arroz como el de hoy, junto a un buen vino tinto y mejor compañía.

Para 4 personas:

350 g arroz
2 alcachofas
2 tomates maduros
150 g de garbanzos (ya hervidos)
150 g de níscalos
1/4 kg higadillos de pollo
1,3 litros de caldo de pollo
2 diente de ajo
Una pizca de romero
Azafrán
Pimienta
Aceite
Sal

Limpiar, pelar y cortar en cuartos las alcachofas, limpiar y cortar los níscalos en trozos de 2 ó 3 centimetros. Pelar y picar ajos y tomates. En una cazuela de barro sofreir a fuego lento la alcachofa y ajos. Luego dar un par de vueltas a los higaditos, previamente salados y retirar. Una vez frios, cortarlos en trozos también de 2 ó 3 centimentros y devolverlos a la cazuela. Añadir el tomate bien picado, los garbanzos hervidos y salpimentar. Espolvorear con el romero. Sofrito el tomate añadir el caldo y dejar cocer a fuego fuerte unos 5 minutos. Echar el arroz y las setas y cuando empiece a hervir nuevamente, bajar a fuego medio hasta conseguir un hierva por igual. Rectificar de sal si fuese necesario, añadir el azafrán y dejar cocer unos 17 minutos. Debereis apagar el fuego un poco antes ya que el barro continua cociendo un par de minutos mas. Que repose unos 4 minutos y servir. Espero lo disfrutéis tanto o más que yo.

10 de noviembre de 2013

MINI- PIZZAS DE BERENJENA


Para aquellos que tengáis berenjenas y estéis cansados de prepararlas siempre de la misma forma, (fritas o rellenas), hoy voy a presentaros unas mini-pizzas con esta verdura

Nos hará falta

Berenjena
Bacón
Tomate frito
Queso rallado
Orégano
Aceitunas rellenas
Aceite

Cortar las berenjenas en rodajas de poco más o menos 1 cm y dejarlas un rato en un bol con agua y unas gotas de limón para que no ennegrezca. Se escurren bien y se secan con un paño. Asarlas con la plancha ligeramente por ambos lados. Colocarlas en una bandeja apta para el horno y echarle un poquito de tomate frito que repartiremos por toda su superficie, añadir el bacon bien picadito, rallar un poco de queso y repartirlo por encima, aderezar con una pizca de orégano y finalmente unas gotitas de aceite. Adornar con un trozo de aceituna. Meter en el horno y gratinar unos minutos hasta que veamos que el queso se derrite. Servir calentito. (El bacon lo podéis sustituir por atún, jamón dulce o curado, carne picada etc)

3 de noviembre de 2013

PAELLA DE DORADA Y ESPINACAS


La dorada es un pescado con una mancha de color dorado entre los ojos y laterales plateados que me encanta. Hace bastantes años, cuando en nuestras costas abundaba el pescado, era muy fácil conseguir alguna pieza en estado salvaje de buen tamaño. Hoy en día es todavía más sencillo porque, gracias a la acuicultura, ya se crían en granjas y su precio ha bajado bastante pero, sin ningún tipo de dudas, la calidad de su carne no es la misma. Las formas más comunes de guisarla es a la sal o al horno, pero hoy vamos a disfrutar de un arroz excepcional con una de ellas.

Ingredientes para 4 personas.

400 g arroz
1 dorada
300 g de espinacas
½ pimiento rojo
12 colas de gamba
12 dientes de ajo
1 calamar
1 tomate maduro
1 cucharadita pimentón
Azafrán
1.5 litros de caldo de pescado
Aceite de oliva
Sal

Limpiar, cortar en rodajas de 1 cm y salar la dorada. Limpiar el calamar, salarlo también y cortarlo en trocitos pequeños. Cortar en tiras el pimiento rojo. Separar los dientes de ajo de la cabeza, hacerles un corte en el lomo pero dejarlos sin pelar. Calentar aceite en la paella y sofreír ajos y calamar. Agregar las espinacas (nos parecerá mucho pero enseguida se reducen). Continuamos con el tomate pelado y picado. Es el momento de echar el arroz, darle un par de vueltas, añadir el pimentón, remover e inmediatamente regar con el caldo caliente. Esparcir por igual el contenido de la paella. Subir el fuego y cuando empiece a hervir rectificar de sal, echar el azafrán, añadir los rodajas de dorada y por último las colas de gamba. Dejar cocer 10 minutos a fuego fuerte y 8 a fuego moderado. Apagar el fuego, dejar 5 minutos reposando y a la mesa.

27 de octubre de 2013

CARNE DE MEMBRILLO


El membrillo es una fruta otoñal que si bien antaño disfruto de un gran prestigio, hoy no es muy frecuente verla en los expositores de los comercios. Si intentamos probarlo como si de una fruta normal se tratara, nos encontraremos con una carne casi incomible dada su dureza y aspereza. Es por ello que la mejor forma de comerlo es cocinado y asado. Así que hoy vamos a preparar un dulce con una receta que varía según donde nos encontremos. Esta es de las más sencillas.

Habrá que conseguir:

1.2 kg de membrillo (ya cortado)
½ kg azúcar blanco
½ kg azúcar moreno
1 palo de canela
El zumo de un limón
La piel de un limón
1 vaso de agua

Pelar y cortar en trozos pequeños los membrillos desechando las partes que estén malas así como corazón y pepitas. Poner todos los ingredientes en una cazuela y dejar cociendo durante al menos una hora y media hasta que la carne esté blanda. Remover con una cuchara de madera de vez en cuando para que no se nos pegue. Sacar la rama de canela y la piel del limón y triturar el resto con la batidora hasta conseguir una masa homogénea. Un truco para saber si está bien cocido es coger un trozo con una cuchara y dejarlo sobre un papel de periódico. Si la humedad no traspasa a la parte de abajo es que ya está bueno. Solo queda colocarlo en recipientes, esperar que enfríe, se espese y a comer. Se puede acompañar con un trozo de queso fresco o curado.

19 de octubre de 2013

ARROZ CALDOSO CON ATUN Y VERDURAS


Ya hemos hablado en diversas ocasiones en este blog del atún y siendo así que es uno de los pescados más consumidos en nuestra zona, poco más podemos añadir. Desde el punto de vista nutritivo y pese a ser un pescado graso, nos ayuda a hacer la sangre más fluida disminuyendo el riesgo de trombosis y reduciendo, al igual que otros pescados azules, los niveles de colesterol y triglicéridos. Su inconveniente es que no es apto para los que sufren de gota dado su contenido en purinas. Hoy vamos a probarlo con un arroz caldoso.

Para 4 personas debemos tener preparado:

¼ kg de lomos a atún
300 g de arroz
50 g coliflor
¼ pimiento rojo
2 alcachofas
1 cebolla pequeña
1 ñora
2 dientes de ajo
1 docena de almejas
1.5 litros de caldo de pescado
Azafrán
Aceite de oliva
Sal


Un par de horas antes de comenzar, dejaremos las almejas en agua, sal y cubitos para que suelten la arena. Cortar el atún y salarlo. Pelar y pica cebolla, pelar ajos, cortar alcachofas en cuartos, cortar en trozos pequeños el pimiento rojo y la coliflor. En una cazuela calentar aceite y sofreír los ajos y la ñora, luego picarlo en el mortero junto a un pellizco de sal. En el mismo aceite darle un par de vueltas al atún y reservar. Continuamos con la cebolla y el resto de la verdura. Agregamos el majado del mortero, regamos con el caldo y cuando empiece a hervir, echamos el azafrán y dejamos cocer unos 10 minutos a fin de que se mezclen todos los sabores. Agregamos el arroz, rectificamos de sal si fuese necesario y continuamos cociendo a fuego más bien bajo unos 15 minutos. Agregar el atún y las almejas, cocer 2 minutos más y servir inmediatamente.


6 de octubre de 2013

CARPACCIO DE CHAMPIÑONES


Ya estamos en otoño y los champiñones, al igual que el resto de hongos y setas, pronto comenzarán a aparecer bajo las hojas de nuestros bosques y montañas. Hoy voy a presentaros una receta ideal para tomarse un aperitivo que, de buen seguro, agradará a casi todos y que no interrumpe, salvo que nos pasemos con el aceite, esa intención que tenemos de cuidarnos un poco después de los excesos del verano. La ventaja del champiñón es que podemos encontrarlos en el mercado durante todo el año, las calorías que nos aportan son mínimas y los beneficios para nuestra salud, importantes. Según estudios realizados, parece ser que mejoran nuestro sistema inmunológico, tiene gran poder antioxidante y es rico en minerales y vitamina B2 pese a que la mayor parte de su contenido es agua. Únicamente tienes que tener cuidado con sus excesos los que sufren de gota

Tenéis que tener a mano:

100 g de champiñones
2 dientes de ajo
Pimienta negra
1 limón
Vinagre de manzana
1 ramillete de perejil
½ cucharadita de romero
½ cucharadita de tomillo
Aceite de oliva
Sal

Cuando vayamos a comprarlos, elegiremos aquellos cuya cabeza veamos bien sujeta al tallo y de color blanco sin manchas. Lo primero que tenemos que hacer es quitarles, con un trapo, la tierra que tengan y dejarlos bien limpios. Los cortaremos en láminas finas procurando que todas tengan el mismo grosor. En un bol grande colocaremos los champiñones y los cubriremos con el vinagre y el zumo del limón (así también evitaremos que ennegrezcan). Espolvorear con el romero y el tomillo picado y dejar en la nevera como unos 45 minutos removiendo de vez en cuando para que se vayan macerando. Mientras, en el mortero, picaremos ajos y perejil junto a un pellizco de sal y la pimienta. Por último echaremos al mortero un poco de aceite y mezclaremos bien. Sacar los champiñones de la nevera, colocar en un plato, regar con el contenido del mortero y a la mesa. La cantidad de vinagre tiene que ser suficiente como para que queden los champiñones totalmente cubiertos. Si no os gusta muy avinagrado, siempre podéis reducir el tiempo de maceración.

COCAS DE MAIZ - MINXOS


No estaría completo este blog si no comentásemos algo tan típico en nuestra tierra como son las cocas de maíz. Su nombre varía según zonas: Minxos, cocas de maíz, cocas a la calfor, cocas de llover, bollos, cocas escaldadas etc y se refieren a unas cocas redondas y planas que se preparan con harina de maíz, unas veces sola y otras mezclada con harina de trigo, que se amasa con agua, sal y aceite pero sin levadura y que luego se acompaña con ingredientes tales como, salazones, huevo duro, atún, tomate frito, espinacas, acelgas y gambas, incluso embutido, colocándolo en el centro de la coca y envolviéndolos como si de un rollo se tratara.

Ingredientes:

Para la masa:

1 vaso de harina de maíz
1 vaso de harina de trigo
2 vasos de agua
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal

Para el relleno:

Tal y como he comentado, a gustos del consumidor. Yo hoy las haré de:

Atun y anchoas
Sobrasada y queso
Huevo duro y pimiento rojo asado

En un cazo calentaremos agua con sal y aceite hasta que comience a hervir. Separar, en ese momento, el cazo de fuego y echar la harina poco a poco, removiendo con una cuchara de madera enérgicamente y hacia ambos lados hasta que veamos que se deshacen los grumos y se nos queda una masa homogénea. Sabremos que está buena cuando no se nos pegue sobre las paredes del cazo. (Si hemos hecho bastante, cuando ya no queme, podemos amasar con las manos en vez de con la cuchara de madera). Hacer una bola con la masa y dejar reposar unos minutos pero sin dejar que se enfríe ya que luego se nos rompería al trabajarla. Echar un poco de harina sobre el banco de la cocina para que no se nos pegue y extender la bola con un rodillo de forma que se nos quede de un grosor de unos 3 ó 4 mm. Con la ayuda de una taza grande (unos 12 ó 14 cms de diámetro) iremos cortando trozos redondos. Los restos que se nos queden los volveremos a amasar y extenderemos y cortaremos nuevamente hasta que hayamos acabado con toda la masa. Iremos colocándolas en una bandeja y pondremos papel antiadherente entre ellas para evitar que se peguen unas a otras. Calentar una plancha de hierro (si no tenemos podemos hacerlo en una sartén o incluso en el horno), echar un chorrito de aceite e ir tostándolas por los dos lados (veremos que se nos dora ligeramente). Ahora ya solo nos queda ir colocando el relleno que hayamos elegido con una cuchara y a la mesa calentitas.

15 de septiembre de 2013

ESCORPA A LA PLANCHA


También llamado, Cap Roig, Cabracho, Cabra de Mar etc, es un pescado muy utilizado para preparar un buen caldo ya que los ejemplares pequeños son todo espinas y cabeza. Desde el punto de vista culinario diremos que su carne semigrasa, rica en proteínas, en calcio y en vitamina A, es realmente exquisita y si el tamaño es lo suficientemente grande, podemos utilizarlo también para guisos, al horno, pasteles de pescado o, como hoy, simplemente a la plancha con un poco de guarnición.

Ingredientes:

1 escorpa de al menos 1 kg
1 calabacín
1 patata (opcional)
1 tomate pequeño
1 diente de ajo
1 ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal

Dado que este pescado está provisto de espinas venenosas y de que estas mantienen su veneno aun muerto, os aconsejo que digáis en la pescadería que sean ellos, que tienen mucha más práctica y mejores instrumentos que nosotros, quienes os limpien, quiten espinas, escamas y nos separen los lomos. (Pedir la cabeza y las espinas que con eso y un poco más podréis preparar un caldo sabrosísimo). Ya en casa, salaremos los lomos ligeramente. Pelar los ajos y laminarlos. Picar el perejil. Calentar aceite en una sartén y sofreír ligeramente ajos y perejil. Calentamos la plancha y asamos los lomos, el tomate partido por la mitad y unos trocitos de calabacín por ambos lados. Yo lo he acompañado de unas patatitas fritas pero es opcional, sin ellas el plato queda mucho más sano. Una vez asado y los lomos bien doraditos, colocamos en el plato todo y echamos el contenido de la sartén por encima. Un vino blanco de aguja bien fresco os completará una comida o cena inolvidable.

11 de septiembre de 2013

ALMEJAS EN SALSA VERDE


La receta de hoy es de lo más tradicional. Sorprende como, con tan poco, se puede conseguir un resultado tan exquisito.

Nos hara falta.

400 g almejas
1 hojita de laurel
1 cucharada (de las de café) de harina
2 dientes de ajo
½ vaso de vino blanco (de los de agua)
1 ramillete perejil
Pimienta negra
Aceite de oliva
Sal

Lo más importante de este plato es que las almejas no tengan arena, para ello las dejaremos en un cuenco con agua, sal y cubitos durante un par de horas. Pelar y picar los ajos, picar el perejil (bastante).
En una sarten calentaremos un poco de aceite y sofreiremos la hoja de laurel y los ajos picados. Apenas veamos que los ajos empiecen a coger color, sacar la sartén del fuego, echar la harina y remover hasta que no queden grumos y coja un tono oscuro. Antes de que se nos tueste la harina, regaremos con el vino blanco, volveremos a colocar la sarten en el fuego, añadir parte del perejil, sal y pimienta. Cuando comience a hervir, echar las almejas. Veremos que se van abriendo una a una, mezclar bien con la salsa y listo. Colocarlo en un plato o bandeja, adornar con el resto de perejil y a la mesa.

Puede ocurrir que la salsa no esté lo suficientemente espesa. En ese caso, recomiendo sacar enseguida las almejas, reservarlas y dejar la salsa un rato en el fuego hasta que espese, luego volver a echar las almejas, mezclar y servir.

2 de septiembre de 2013

MOLLERA FRITA


La móllera es un pescado sin mucha repercusión comercial pero no por ello desconocido en nuestras tierras. La poca consistencia de su carne no la hace muy recomendable para guisar ya que acaba deshaciéndose. Es por ello que, sinceramente creo, que la mejor manera de disfrutar de ella es frita. La receta de hoy, acompañada por ejemplo, de un poco de pimiento frito, bien podría constituir una cena perfecta durante estos días de calor.

Solo necesitaremos:

Molleras
Aceite de oliva
Harina
Sal

Elegiremos las molleras frescas y las prepararemos lo más pronto posible ya que es un pescado que no aguanta mucho. Lo primero que haremos es limpiar y quitar agallas y tripa. Luego lo secaremos bien con papel absorbente o un paño. Esto parece una tontería pero hace que la harina luego se adhiera bien y que los pescados no se peguen unos con otros. Salarlo. Calentar aceite en una sartén hasta conseguir que esté bien caliente pero sin que llegue a humear. Pasaremos las molleras ligeramente por harina (hay una especial para frituras) e inmediatamente los echaremos a la sartén, pero sin llenarla y dejando suficiente espacio para que cuando veamos que ya está frito por un lado, podamos darle la vuelta. Cuando esté por ambos lados, lo sacaremos y colocaremos sobre papel absorbente a fin de que quitemos el exceso de grasa. Repetir la operación hasta terminar con todo el pescado. Servir en seguida junto a un vinito de aguja bien fresco.

19 de agosto de 2013

SARDINA DE CASCO O BOTA


En diciembre del 2011 ya estuvimos comentando algo tan asequible y humilde como las sardinas saladas de casco o bota. Producto entiendo, que muy poco usado en bares y restaurantes, pero no por ello desconocido en nuestra tierra mediterránea. Ayer, gracias a nuestros amigos Mari y Vicente, descubrí otra forma de utilizarla, mucho más sencilla y menos elaborada que el “soparet alicantí” que ya vimod. Se seguís estas sencillas indicaciones, podréis tener en casa, semi-preparada, una tapa con la que quedarán encantados vuestros amigos si los agasajais con ella, cuando vayan a visitaros.


Solo deberéis abasteceros de:

Sardinas de casco (las que queráis)
Aceite de oliva

Con lo que me gustaría que os quedaseis hoy no es con la elaboracion de la tapa, que no tiene ningún mérito, si no con la forma de preparar la sardina y mantenerla.

Separar la cabeza de las sardinas como si fueseis a preparar anchoas, quitar piel y espinas e ir colocándolas en un bol. Cubrirlas de aceite y a la nevera. Cuando os apetezca, un buen trozo de pan, un buen chorro de aceite y un trozo de sardina. Así de simple y así de fácil. También podéis untar el pan con un tomate bien maduro. Un tinto fresco para acompañar os ira de muy bien.

21 de julio de 2013

GREIXONERA DE SEPIA

Hoy vamos a preparar un plato bastante extendido en nuestras vecinas Islas Baleares. La cocina Balear, al igual que la nuestra, cuenta con gran variedad de productos de campo, mar y montaña, aun que está mucho más influenciada, al tratarse de islas, por la gastronomía catalana, italiana, y como no, romana, árabe y fenicia.

Para 4 personas deberemos aprovisionarnos de:

1 kg de sepia
2 patatas
4 alcachofas
1 cebolla mediana
250 g de coliflor
2 tomates maduros
150 g de guisantes
1 vaso de vino blanco (de los de agua)
2 hojas de laurel
3 dientes de ajo
1 limon
1 ramillete de perejil
1 cucharadita pimenton
Aceite de oliva
Sal

Lo primero que haremos es limpiar la sepia, cortarla en trozos bastante pequeños y salarla. Limpiar las alcachofas, cortarla en cuartos y dejarlas en un bol con agua y el limón exprimido para que no ennegrezca. Cortar la coliflor en ramilletes también pequeños. Pelar y cortar las patatas en cubitos pequeños. Pelar y picar los tomates y la cebolla. Calentar el aceite en una cazuela de barro y sofreir la alcachofa y reservar. En el mismo aceite, echaremos los trozos de coliflor, sofreiremos y reservaremos igualmente. Continuamos con la sepia que dejaremos sofreir hasta que veamos se va evaporando el agua que suele soltar. Es el momento de agregar la cebolla, el laurel, los guisantes y la patata. Añadimos el tomate y el pimenton y dejaremos rehogar a fuego lento durante unos minutos. Echar la coliflor y la alcachofa reservada. Picar en el mortero los ajos y el perejil, añadirlo a la cazuela junto al vino  y continuaremos cociendo todo hasta que reduzca el caldo. (Unos 20 mintuos). Apagar el fuego y ponerlo en la mesa en la misma cazuela. Un vinito blanco fresco de aguja para acompañar os irá muy bien.

Nota. Tambien podría sustituirse el vino por un buen caldo de pescado.

14 de julio de 2013

MONTADITOS DE TOMATE SECO Y ANCHOA




Nuestras costumbres alimenticias suelen cambiar siempre cuando llegan estas fechas. Nuestro cuerpo, que es sabio por naturaleza, nos pide alimentos frescos y jugosos para recuperar los líquidos que perdemos con la transpiración y rechazamos aquellos con gran aporte calórico.

Lo de hoy bien podría ser una entrada perfecta para una cena, que luego terminaríamos con uno o varios gin tonics para quitarnos la sed que nos darán las anchoas.

Nos hará falta:

1 barra de pan
1 lata de anchoas
50 g de tomates secos
1 huevo
2 porciones de queso en crema
2 cucharadas de aceite de oliva


Poner los tomates secos a re-hidratar en agua tibia durante al menos media horita. Cortar el pan en rebanadas a gusto de cada uno.  Poner en el vaso de la batidora los tomates ya hidratados, las anchoas pero reservar un par para adornar,  el huevo, los quesitos y el aceite y triturar hasta que tengamos una masa espesa. Untar los trozos de pan, poner encima un trocito de anchoa y meter en el horno con el grill de arriba durante unos 5 minutos procurando que no se nos queme.  Antes de sentaros en la mesa, aprovisionaros de una cerveza fría o un buen vinito para acompañar

30 de junio de 2013

TAPA DE PULPO


Tiempo atrás ya preparamos una receta del pulpitos enteros asados. Como a veces no es posible conseguirlos pequeños, también podemos asar alguno de mayor tamaño y cortarlo luego en trozos. He aquí otra forma de presentarlos como aperitivo.

Deberemos tener a mano:

1 pulpo de 1 kg aproximadamente
1 cebolla mediana
Unas hojitas de laurel
Una ramitas de perejil
Mahonesa (opcional)
Pimentón dulce y/o picante (opcional)
Aceite de oliva
Sal gorda

El pulpo tiene la carne muy dura. Antiguamente, para romperle las fibras y ablandarlo, se le daba “una paliza” golpeándolo con un mazo o rodillo durante bastante tiempo. Hoy, lo tenemos mucho más sencillo. Basta con dejarlo en el congelador unos pocos días y luego descongelarlo y limpiarlo. En  una olla, a ser posible de cobre,  pondremos a hervir agua suficiente para que  luego quede el pulpo totalmente sumergido. Añadiremos una cebolla pelada a la que le habremos hecho un corte y unas hojitas de laurel. Cuando el agua empiece a hervir sumergiremos el pulpo unos segundos y lo sacaremos, repitiendo esta operación varias veces  hasta que veamos que las puntas de las patas se van encogiendo.  Dejarlo cocer entonces durante unos 20 minutos. Apagar el fuego y dejarlo otros 20 dentro del agua. Es el momento de trocearlo.  Podéis hacerlo con unas tijeras. En casa lo que hacemos es coger una bandeja y colocar los trozos uno al lado de otro sin que se toquen, los cubrimos con papel film, ponemos otras capas encima de igual forma y lo metemos en el congelador. Una vez congelado, lo dejamos todo dentro de una bolsa y ya no se nos pegarán. De esta forma, cuando nos apetece tomarnos un aperitivo, cogemos la cantidad que necesitamos y dejamos el resto para otras ocasiones.  Ahora solo nos queda descongelar los trozos, calentarlos y aliñarlos. Podemos hacerlo con el micro o simplemente darles unas vueltas por la plancha. En el mortero prepararemos una picada con el perejil y/o  con pimentón, a gusto de cada uno, lo mezclaremos con un buen aceite, regaremos el pulpo con esto, salaremos ligeramente y a disfrutar.

Nota. El tiempo de cocción depende del tamaño del pulpo. Orientativamente, por cada  kilo que pese, deberá cocer unos 20 minutos, es decir, si el pulpo fuese de 2 kg, debería cocer, poco más o menos, 40 minutos. Si tenéis dudas,  lo mejor es cortar con las tijeras un trozo de la zona más gruesa de las patas y masticar. Si lo veis bueno, apagar el fuego y dejar que se enfríe en la misma agua. Si no, dejáis cocer unos minutos más.

10 de junio de 2013

ESGARRAT


El plato de hoy no podía, de ninguna manera, faltar en este blog  ya que es uno de los más típicos de nuestra tierra. Recibe diferentes nombres, según la zona en que nos hallemos, esgarrat, espencat, torrat y mullador son 4 denominaciones de lo mismo. Se trata, ni más ni menos, de un plato muy apropiado para estos días de verano que solo apetecen cosas frescas y que no requiere de ninguna maestría especial para su elaboración. Cualquier persona es capaz de obtener un excelente resultado ya que los ingredientes son bien simples y de muy fácil adquisición.

Ingredientes:

2 cebollas
2 pimientos rojos (de carne gruesa)
2 pimiento verde (de carne gruesa)
3 tomates maduros
2 berenjenas
Atún en aceite (también puede ser con bacalao o mojama)
Aceite de oliva
4 dientes de ajo
Sal

Limpiar bien la verdura y colocar la en una bandeja. Regarla con aceite de oliva,  meterla en el horno precalentado a 180º durante aproximadamente unos  35 ó 40 minutos (dependiendo del horno) e ir dándole la vuelta para evitar que se queme, hasta que este cocida. Se debe tener en cuenta que las verduras necesitan distinto tiempo de cocción, primero se hará el tomate y la cebolla y lo que más costará es la berenjena y el pimiento. Sacarla del horno, taparlos con un paño (esto ayudará a que la piel se separe de la carne) y cuando enfrié, quitarle el pezón y la piel y trocearlas con las manos a tiras (de ahí el nombre de esgarrat). El tomate y la cebolla se trocean  normales. Desmigar el atún  (o cortar unos trozos de mojama o de bacalao)   y desmenuzarlo también. Cortar los dientes de ajo en trozos muy pequeños. Es hora de mezclarlo todo en una bandeja, sazonar y regar con un buen aceite. El plato puede prepararse con unas horas de antelación  pero es recomendable que, al menos el ajo, lo mezclemos cuando vayamos a servir.

1 de junio de 2013

PAELLA DE ALBONDIGAS


Aun que la paella valenciana desde el año pasado ya tiene Denominación  de Origen y se supone que solo deberíamos  llamarla así a la que lleva los ya consabidos 10 ingredientes: Arroz, conejo, pollo, garrofó, “ferraura”, tomate, aceite, agua, azafrán  y sal, lo cierto es que la imaginación de las personas y su improvisación hacen que tengamos gran cantidad de arroces a los que seguiremos llamando paella mientras se utilice para su cocción dicho instrumento.  Y como muestra, un botón, hoy vamos a preparar una paella diferente.

Como siempre, para 4 personas

8 albóndigas
350 g arroz
4 trozos de conejo
1 tomate maduro
4 ajos tiernos
4 trozos de costilla de cerdo
150 g de garbanzos ya cocidos
100 g de setas
1,3 litros de agua
Pimentón
Colorante
Aceite de oliva
Sal

Salar, sofreír la carne y retirar. En el mismo aceite le daremos unas vueltas a las albóndigas y retiraremos también. Continuamos con los ajos y las setas. Pelamos y picamos el tomate y lo sofreírnos también. Es el momento de añadir el arroz, el pimentón, daremos unas vueltas y regaremos con el caldo. Añadir la carne reservada, el colorante, los garbanzos  y repartir las albóndigas. Cocer 10 minutos a fuego fuerte y 8 a fuego moderado. Cuando nos quedemos sin caldo, apagar y dejar  reposar unos minutos.

19 de mayo de 2013

TORTILLA DE BERENJENA

La berenjena es una de las hortalizas más usadas en la cocina mediterránea. Ya la hemos preparado en este blog de formas diferentes: fritas, en escabeche, en pastel y hoy vamos a hacer una tortilla.  El plato no es que tenga mucho mérito y creo que cualquiera de los que seguís este blog, con los ojos cerrados, sería capaz de preparar una. Solo quiero comentaros que mucha gente se queja de que se le queda bastante aceitosa por lo que voy a recomendaros un truco para aquellos que no son muy partidarios del sabor del aceite.

Necesitaremos:

Una berenjena mediana
1 diente de ajo
3 huevos
Aceite
Sal

Cortaremos la berenjena en láminas no muy gruesas y la pondremos a cocer en agua hirviendo con sal e iremos pinchándola de vez en cuando hasta que la veamos blandita. Creo que con 12 ó 15 minutos será suficiente). La dejaremos escurrir durante un rato para que suelte toda el agua. Pelar el ajo, laminarlo  y lo daremos un par de vueltas en una sartén con aceite. Añadir la berenjena bien escurrida y darle también unas vueltas a fuego medio. En un bol batiremos los huevos y añadiremos un pellizco de sal. Vaciar el contenido de la sartén en el mismo bol y mezclar bien. Verter ahora la mezcla en una sartén en la que habremos calentado unas gotas más de aceite para que no se nos pegue. Ya solo nos queda esperar unos minutos para que se vaya cuajando, le daremos la vuelta y repetiremos la operación por el otro lado hasta que tengamos la tortilla totalmente hecha. La podemos comer fría o caliente.

12 de mayo de 2013

CALABAZA AL HORNO

En noviembre del año pasado ya preparamos un pate de calabaza y comentamos sobre estas.  Volvemos a destacar hoy que se trata de un alimento con  propiedades anti-oxidantes  muy beneficiosa para la salud. Buena para los ojos, próstata, corazón, rica en fibra e ideal en dietas para perder peso. La calabaza se puede comer de muchas maneras, en puré, mezclada con otras verduras, con arroz, en forma de confitura, pero probablemente, la manera más común de prepararla en muchos lugares de nuestra costa mediterránea es asada al horno y presentada de postre. Antaño,  las mujeres llevaban  las calabazas a las panaderías donde las cocían al horno de leña, pero hoy, todos tenemos en casa hornos de gas o eléctricos y aun es más sencillo.

Ingredientes

Calabaza
Azúcar (opcional)
Anís (opcional)
Miel (opcional)
  
La forma de prepararla no puede ser más sencilla. Calentar el horno a 180º, con calor arriba y abajo, cortar por la mitad  longitudinalmente la calabaza, agregar, si queremos, un par de cucharaditas de azúcar y/o una copita de anís dulce y dejarla hasta que esté blandita. Solo deberemos tener la precaución de ir vigilándola de vez en cuando, para que no se nos queme. El tiempo de cocción dependerá del tamaño  de la calabaza y de la fuerza del horno. Orientativamente, entre una y dos horas, debe ser suficiente. Una vez asada dejar enfriar y servir a trozos. Hay quien le gusta regarla ligeramente con un poquito de miel.

5 de mayo de 2013

ARROZ CON ACELGAS Y GARBANZOS


La gracia de este tipo de arroces humildes,  de cuaresma o si queréis, también anti-crisis, es obtener un resultado satisfactorio con tan pocos ingredientes. Todo lo que lleva está al alcance de cualquier bolsillo y es fácilmente conseguible.

Para 4 personas

350 g de arroz
125 g de acelgas
1 cebolla mediana
4 dientes de ajo
1 tomate
80 g de garbanzos (ya cocidos)
1 litro caldo de verduras
1 cucharadita de pimentón
Aceite de oliva
Sal

En una cazuela de barro sofreír los ajos sin pelar a los que les habremos hecho un corte para que  suelten más su aroma. En el mismo aceite sofreír las acelgas limpias y troceadas,  la cebolla pelada y picada, el tomate igualmente pelado y picado.  Echar los garbanzos, el pimentón, dar unas vueltas y regar con el caldo. Salar y dejar cocer unos 10 minutos. Enseguida añadir el arroz y dejar a fuego medio unos 18 minutos (hasta que se seque). Tened en cuenta que el barro sigue cociendo unos minutos después de apagado el fuego.

28 de abril de 2013

GACHAS DE ESTOMAGO DE ATUN EN SALAZON Y ESPINACAS (FARINETES)


He aquí plato tan antiguo como humilde, de los que además llenaban bien el estómago. Los antiguos griegos ya lo preparaban con harina de cebada mientras que los romanos solían hacerlo con trigo. Depende de la zona donde se hagan, se utiliza un tipo de harina u otro. Incluso, años atrás y en épocas de penuria, se hacían también con habas secas o con guijas que eran llevadas al molino para convertirlas en harina. Recetas hay muchísimas, habitualmente en nuestra zona, al estar en la costa, se utilizaba lo que más a mano se tenía, unas veces bacalao, otras pulpo, otras se cuajaban con caldo de pescado, aun que tampoco hay que descartar preparlas con tocino entreverado y/o chorizo, emulando las famosas gachas manchegas. También pueden hacerse dulces y servirse como postre. La receta de hoy es gentileza de Rosa Server y, si le acertais el punto de sal al estomago del atun, os puedo garantizar que no solo os vais a chupar los dedos, sino la mano entera.

Para 3 persones

100 g de estomago de atun en salazón
1 cebolla mediana
150 g de espinacas
2 cucharaditas de pimentón dulce
2 dientes de ajo
6 cucharadas soperas de harina de maíz (2 por persona)
3/4 de litro de agua (1/4 por persona aproximadamente)
Aceite de oliva
Sal

La víspera quitaremos la sal de la tripa de atún y la dejaremos en remojo cambiándole el agua un par de veces o tres. Cortarlo en trozos pequeños. En una sartén, echar aceite como si fuese para hacer una paella y sofreír cebolla y ajos finamente pelados y picados, las espinacas bien limpias y troceadas y por último, los trozos de tripa. Una vez todo sofrito, añadir el pimentón, darle un par de vueltas a todo e inmediatamente echar un vaso de agua. Dejaremos cocer  unos 15 minutos todo junto y a fuego lento, hasta que veamos que los trozos de tripa están blandos y ya se pueden comer. Es el momento de echar la harina, remover y mezclar bien todo. Luego añadir el resto del agua, subir el fuego hasta que empiece a hervir, salar, bajar a fuego lento otra vez e ir removiendo continuamente con un cucharón de madera, evitando que se formen grumos y que se nos pegue. Continuaremos así hasta que se cuaje y tome forma de puré (a mi me ha tardado unos 10 minutos más o menos). Sabremos que está en su punto cuando el puré deja de pergarse en las paredes de la sartén. Se sirve a la mesa en la misma sartén y la tradición dice que hay que comerlas ayudándonos de un trozo de pan (también podéis hacerlo con una cuchara) pero nunca empezando por el centro sino por la parte de afuera.

Nota: Dependiendo del gusto de cada uno, las gachas se pueden hacer más claras o mas espesas añadiendo o quitando harina. Por otro lado, deberéis ir con cuidado con la sal ya que el estomago del atún, al estar en salazón, suele aportar bastante.

Un buen vaso de vino tinto y buen provecho.

13 de abril de 2013

ARROZ MELOSO CON SECRETO IBERICO


Hace un par de meses ya probamos la paella con secreto ibérico. Hoy prepararemos un arroz meloso con esta carne relativamente barata y un poco de verdura.

Para 4 comensales

350 g de arroz
1 secreto ibérico entero
½ pimiento rojo
1 cabeza de ajos
2 alcachofas
1 tomate maduro
1 cucharadita de pimentón
Azafrán
2  litros de caldo de verdura
Aceite de oliva
Sal

Cortar el pimiento en tiras, pelar las hojas exteriores de las alcachofas y cortar las puntas y trocear en cuartos, cortar en dados la carne, pelar y picar el tomate. Sofreír las tiras de pimiento y reservar. En el mismo aceite sofreír la alcachofa, los ajos sin pelar, la carne y el tomate.  Agregar el pimentón, el arroz, darle unas vueltas a todo y regar inmediatamente con el caldo hirviendo. Cuando comience a hervir, salar , echar el azafrán  y decorar con las tiras de pimiento que habíamos reservado. Cocer todo a fuego medio durante unos 18 minutos.