Google+ Followers

25 de marzo de 2016

PASTEL DE ESPINACAS Y BACALAO


Desde el punto de vista gastronómico, el elaborar un buen plato, depende más de la proporción justa de sus ingredientes que de la suculencia de los mismos. Hoy vamos a ver una receta con ingredientes que no destacan por tener un sabor fuerte, pero el resultado queda siempre muy equilibrado y con una pinta espectacular. Además puede ser plato de cuaresma perfectamente.

Ingredientes necesarios:

1 hoja de masa de hojaldre
250 g de bacalao desalado
300 g de espinacas
15 g de pasas
15 g de piñones
2 dientes de ajo
100 g de mozzarella
1 cucharadita de pimentón dulce
2 huevos
200 cl de nata
Pimienta negra
Aceite de oliva
Sal

Calentar el horno a 180º. Dejar las pasas en agua tibia para que se vayan re hidratando. Cortar con unas tijeras el bacalao en trozos pequeños. Pelar y picar los dientes de ajo. En una sartén calentar un poquito de aceite y sofreír el ajo. Enseguida añadir las espinacas. Al principio nos parecerán muchas pero luego se queda en nada. Agregamos los piñones y las pasas y le damos a todo un par de vueltas. Por último, echamos el pimentón, mezclamos y reservamos todo. Volvemos a echar un poco de aceite y sofreiremos ligeramente el bacalao. Escurrir y reservar también. Extenderemos el papel que viene con la masa de hojaldre sobre un molde de unos 28 cm de diámetro, apto para el horno. A continuación extendemos la masa de hojaldre por encima y cortamos los trozos sobrantes. Yo he utilizado un molde desfondable pero si no tenéis, es importante o colocar papel o engrasar bien con mantequilla para evitar que luego se nos pegue. Pichar la masa del fondo del molde con un tenedor varias veces. En un bol batiremos los huevos, añadiremos la nata, salpimentaremos, mezclaremos todo bien, añadiremos las espinacas y el bacalao que habíamos reservado, todo bien escurrido. Cortaremos la mozzarella en trozos pequeños y añadiremos también. Una vez todo bien mezclado rellenar el molde de manera que quede todo uniformemente repartido. Meter en el horno durante unos 25 minutos. El tiempo depende de cada horno y nos debe quedar la masa dorada y la mezcla bien cuajada. Sacar del horno, dejar enfriar, desmoldar y a la mesa.

19 de marzo de 2016

GUISADO DE SEPIA Y TOMATES SECOS


En este blog, además de cómo prepararlos, ya hemos visto un montón de platos o entrantes que se pueden hacer con tomates secos. (Ensaladas, patés, arroces, guisos, etc) y hoy vamos a añadir uno más que estoy convencido os va a encantar.

Para 4 personas.

2 sepias pequeñas frescas
2 cebollas (si las preferimos tiernas entonces 3)
2 ajos tiernos
2 alcachofas
300 g de variado de setas
1 cucharadita de pimentón
Aceite de oliva
Sal


Cortar los tomates secos con unas tijeras y dejar, durante una hora, en un vaso de agua embotellada para que se re-hidraten. Cuando digo agua embotellada me refiero a que no sea del grifo ya que a veces suele absorben el sabor a cloro que esta pueda contener. Pelar, despuntar y cortar en cuartos las alcachofas y dejarlas en agua y unas gotas de limón para que no se ennegrezcan. Pelar la cebolla y los ajos y cortarlos finamente. Limpiar y cortar las sepias en trozos pequeños. Calentamos aceite en una cazuela y le damos unas vueltas a las alcachofas previamente escurridas. A continuación añadimos la cebolla y los ajos hasta que la primera esté casi trasparente. Añadir entonces los tomates re hidratados y las setas. (No tirar el agua de los tomates que luego la utilizaremos) y dejar friendo unos minutos procurando no se nos queme. Echar la sepia, mezclar bien y sofreír durante unos 8 minutos más. Agregar el pimentón, darle unas vueltas y regar inmediatamente con el agua de los tomates. Dejar cocer a fuego medio durante una media hora. Luego añadiremos un vaso de agua y subimos el fuego al máximo hasta que comience a hervir. Rectificamos de sal si fuese necesario y coceremos durante otra media hora a fuego mínimo. Una buena barra de pan y una botella de un  buen tinto de crianza no muy fuerte os vendrá que ni pintado. 

5 de marzo de 2016

TARTA DE ESPINACAS


La espinaca es una de las muchas verduras que los árabes nos dieron a conocer y que además de que posee unas magnificas propiedades nutricionales también se las recomienda para dietas, cálculos renales, anemias, prevención de enfermedades en general y, al ser ricas en fibra, para mejorar el tránsito intestinal. Podemos encontrarlas fácilmente durante todo el año aunque es en otoño y primavera cuando mejor están.

Para la receta de hoy nos hará falta:

1 bolsa de hojas de espinacas
1 puñado de piñones
Queso feta
3 dientes de ajo
½ cebolla
1 lata de atún natural
Hierbas provenzales u otra especia
2 puñados de pasas
1 masa de hojaldre cuadrada
Aceite de oliva
Sal

Cuando vayamos a comprarlas, si las preferimos frescas, elegiremos aquellas con la hoja brillante y sin manchas. Las lavaremos, quitaremos los posibles restos de tierra que tengan y desecharemos los tallos si tienen mucha fibra o están duros. Yo he optado por lo cómodo y he comprado un par de bolsas de esas que vienen ya limpias y troceadas. Precalentar el horno a 180º. Empezaremos pelando la cebolla y los ajos y los picaremos muy finos. En una cazuela pondremos a hervir agua y sal y escaldaremos las espinacas durante un par de minutos y las escurriremos bien. En una sartén con un poco de aceite sofreiremos la cebolla y los ajos. A continuación echaremos las pasas y los piñones al sofrito, mezclaremos bien y le daremos unas vueltas. Añadir las espinacas escurridas, las especias y un pellizco de sal. Remover. Cogeremos una fuente apta para el horno y extenderemos la masa de hojaldre sobre papel o engrasaremos el molde para que no se nos pegue, Le haremos las orillas con los dedos y pincharemos el fondo de la masa por varios sitios para que no hinche en exceso. Extender uniformemente el contenido de la sartén por toda la masa y meter en el horno unos 10 minutos. Sacar la bandeja, repartir el atún desmigado y escurrido y el queso por encima y volver a meter unos 10 ó 15 minutos más y listo.