Google+ Followers

12 de mayo de 2012

LA QUISQUILLA


Hoy hablaremos de la quisquilla, pariente de la gamba y con meritos más que suficientes como para figurar entre nuestros entrantes. Habita en aguas del Mar Mediterraneo, Atlantico y Mar Negro, aun que en aguas menos profundas que sus congeneres. Ya sabeis que el marisco fresco es mejor consumirlo durante los meses en que el agua está más fria. Popularmente se dice que durante los meses que tienes “R. Son pobres en grasa y ricas en  minerales como fosforo, sodio y yodo.

Yo las he probado de tres formas diferentes y como es tan sencillo de preparar, os las voy a explicar todas.

Hervida

Calentar agua con abundante sal y cuando empiece a hervir echamos las quisquillas y dejamos hasta que el agua vuelva a levantar el hervor. Sacar inmediatamente e introducir en agua con cubitos para que no continue cociendo. Hay quien le echa al agua unas gotas de limon. Colocar en un plato una base de lechuga bien picada y la quisquilla encima.

A la plancha

Tampoco tiene ninguna historia. Calentamos la plancha, le echamos una pizca de aceite para que no se pegue y añadir la quisquilla. No os digo vuelta y vuelta pero casi. Servir en un plato con un trozo de limon.


Fritas

Normalmente utilizan las más pequeña. Espolvorearlas ligeramente con harina, un pellizco de sal y a la freidora hasta dorarlas.


Junto a una cerveza bien fria o un vino blanco fresquito con cualquiera de las 3 formas de cocinarlas, tendreis un aperitivo de cine.

1 comentario:

llimaverda* dijo...

a mí me gustan fritas, besos!!!