Google+ Followers

8 de septiembre de 2012

ARROZ CON CONEJO Y GARBANZOS


Tras unos dias de creo que merecido descanso, vuelvo con vosotros, aun que un poco molesto. He estado en una gran ciudad fuera de esta Comunidad y, paseando por sus calles, he podido observar muchisimos bares, restaurantes o tabernas donde se ofertaba a un precio desorbitado, un plato tan nuestro como la paella valenciana. Hasta aquí, todo correcto. El problema surge cuando a los que se decidian  por probar este plato tan internacional, se les sacaba a la mesa una paellera rellenada con un pack congelado compuesto por arroz, carne, anillas de calamar o trozos de pota, guisantes y algun que otro gambon a la que previamente habian añadido agua caliente y metido en el horno. En ningún momento he visto a nadie que se las terminase pero en aquellos casos en que algun hambriento conseguia profundizar con su tenedor los 3 dedos de arroz (en algun caso “pastoso”), se encontraba con el fondo de la paellera con ½ cm de caldo. No entiendo como, teniendo como tiene la paella valenciana denominación de origen, nadie se haya preocupado de que eso que sirven, deje de llamarse paella. No creo que los productores de “jamon iberico de bellota” permitiesen que se estuviese vendiendo un jamon normal con dicho denominacion o que en la Mancha se permitiesen que se llamase queso manchego a otro queso que no se hubiese elaborado con leche de oveja de Castilla-La Mancha. Puedo entender que aquí utilicemos ingredientes como pato, alcachofas y alguno más, que esten fuera de la denominación de origen y que no por ello dejemos de llamarla paella, pero pienso que la diferencia entre estos preparados y una paella con ingredientes frescos y naturales, hecha a fuego de leña o incluso con el paellero de gas, es abismal, por lo que debería hacerse algo para, al menos, distinguir una de la otra. Y ojo que yo no digo que lo que se sirve sea malo, seguro que habrá quien queda encantado, pero me gustaría que la persona que no haya probado nunca este plato, tuviese clara la diferencia entre una y otra.

Vamos a preparar un arroz en paellera y la llamo así porque después de lo que os he comentado, al menos hoy, no atrevó a poner la palabra “paella” al no  llevar los 10 ingredientes que exige la denominación de origen

Para 4 personas nos hará falta:

1 conejo
400 g de arroz
1 tomate maduro
¼ kg de garbanzos (ya remojados)
1.5 litros de agua (o caldo si lo preferis)
5 judías verdes largas y tiernas
1 pimiento rojo
2 ñoras
3 ajos
Aceite
Sal

La paella es un concierto equilibrado de sabores. En algunas ocasiones nos empeñamos en introducir algun alimento que rompe dicho equilibrio y amaga el aroma y el gusto del resto. Como podeis ver, hoy, sencillisimo y con ingredientes propios de la zona. La noche anterior dejaremos los garbanzos en remojo y los coceremos hasta que estén blandos. Calentar aceite en la paella o paellera y sofreir bien los trozos de conejo previamente salados. Retirar y en el mismo aceite sofreir los ajos pelados, la ñora y picarlo todo en el mortero junto a un pellizco de sal. Continuamos con el pimiento a tiras y las judías troceadas. Retiramos y sofreiremos el tomate pelado y picado. Echamos el arroz al que le daremos un par de vueltas. Incorporamos el conejo, los garbanzos y regamos todo con el caldo o agua hirviendo. Rectificar de sal. Dejar cocer unos 10 minutos a fuego fuerte, adornaremos con los trozos de pimiento y coceremos 8 minutos más a fuego moderado hasta que nos quede seco. Tapar con un paño y dejar reposar unos 5 minutos más. Buen provecho.

1 comentario:

Joselin dijo...

Por casualidad he caido en tu blog y me ha gustado mucho, por lo que aqui me quedo.
Visitame en cocinandoconsencillez.blogspot.com
Saludos