Google+ Followers

16 de septiembre de 2017

GUISANTES CON BLANQUET


El plato de hoy es rápido y sencillo de preparar y nos servirá para dar a conocer un embutido típico de estas tierras. Se trata del "blanquet". Es fácil de imaginar, que su nombre viene de su color y es que para su elaboración no se utiliza sangre si no únicamente cabeza y magro entreverado del cerdo a la que se añade, normalmente, especias, piñones y huevo y con esa mezcla se rellena en tripa natural de dicho animal y se hierve. Las especies también varían según la zona pero lo más común suele ser clavo, canela y pimienta. En esta receta lo guisaremos pero también puede comerse crudo de aperitivo, a la plancha o con un buen arroz al horno.

Para 2 personas deberemos abastecernos de:

400 g de guisantes (pueden ser congelados)
1 blanquet
1 cebolla
2 huevos
2 cucharaditas de pimentón dulce (de las de café)
Aceite de oliva virgen extra
Sal

En una cazuela sofreír la cebolla hasta que comience a trasparentar. Mientras cortamos el embutido en rodajas y lo añadimos también. Continuamos con los guisantes (si son congelados los echaremos sin descongelar). Ahora salaremos, añadiremos el pimentón, removeremos todo para que se mezcle bien y finalmente cubriremos con agua. Dejar cocer a fuego medio hasta que los guisantes empiecen a estar tiernos y el agua haya reducido. Es el momento de añadir los huevos, tapar la cazuela y dejarlos cuajar. Emplatar y listo. Buen provecho

No hay comentarios: