Google+ Followers

17 de enero de 2009

ARROZ ATUNERO

La vida en el mar es dura, es sacrificada, llena de peligros y sinsabores. Hoy en día, la tecnología ha ayudado a mejorarla, navegadores, radares, emisoras, etc, pero no siempre ha sido así. Hace algunos años los pescadores y sus familias vivian de lo que se pescaba, comían de lo que había, pero ¿que pasaba cuando no había?, que pasaba cuando la jornada no era propicia o el mar no dejaba que las barcas saliesen a pescar. Esta receta, humilde donde las haya, es típica de los pescadores de las almadrabas y en vez de recibir el nombre de lo que lleva, lo hace de lo que no lleva. Cuando no había atún que echar a los calderos, se sustituía este por cebolla, así nació el arroz atunero.

Para 4 personas nos hará falta:

400 g de arroz
2 cebollas
1 pimiento rojo
2 ramitas de perejil
1 tomate
1 patata mediana
1 ñora (sustituible por una cucharadita de pimentón)
3 ajos
1 limón
1.5 litros de agua (o mejor caldo de pescado)
Aceite
Sal

En la misma paella donde vamos a preparar el arroz, calentar aceite y sofreír la ñora con mucho cuidado de no quemarla y reservarla. Cortar el pimiento en tiras largas y la patata en cuadritos pequeños, sofreír y reservar también. Continuamos con la cebolla que habremos cortado en juliana (tiras de unos 5 ó 6 cm de largo y ½ cm de estrecho) y sofreírla hasta que empiece a trasparentar. Mientras, picar en el mortero o en el vaso de la batidora, junto a un buen pellizco de sal, la ñora reservada, el tomate, el perejil y los ajos. Agregar la picada y sofreír también. Finalmente agregar el arroz, darle unas vueltas y regar con el agua o caldo caliente. Rectificar de sal si fuese necesario y dejar cocer unos 10 minutos, repartir la patata y el pimiento reservado y continuar unos 8 ó 10 minutos más hasta que se seque el caldo. Apagar el fuego, dejar reposar un poco, adornar con los trozos de limón y listo para comer. Si hubiésemos sustituido la ñora por pimentón, el momento de echarlo es con el arroz pero remover continuamente y añadir el agua enseguida porque si se quema nos dejará un gusto amargo en el arroz.

1 comentario:

Irene dijo...

¡Huyyy!por dios, sí leyéndote me he emociomado...como soy hija y nieta de pescadores tus palabras me han llegado al corazón, ni yo lo hubiese descrito mejor...
El arroz se ve exquisito!!
Francisco gracias por tu comentario en mi blog.

Saludos